ESTELA YÁÑEZ QUINTAS

“Hice el curso porque tengo 
un hijo al que darle de comer”

Entrevista con Estela Yáñez Quintas, administrativa y panadera

Estela Yáñez, en la panadería donde trabaja. (XESÚS FARIÑAS)
Estela Yáñez, en la panadería donde trabaja. (XESÚS FARIÑAS)
“Hice el curso porque tengo 
un hijo al que darle de comer”

¿Por qué razón se apuntó a este programa de Cáritas Diocesana?
Porque tuve un niño y debía darle de comer. Yo tenía un trabajo como administrativo, pero lo perdí después de quedar embarazada, y una vez que tuve el niño no me volvieron a coger para el empleo. Además, me dejó mi pareja y quedé sola a cargo de mi hijo, al que tenía que mantener.


¿Intentó conseguir trabajo a través del Servicio Público de Empleo, antiguo INEM?
Sí, pero no conseguí ningún puesto de trabajo, así que busqué otras vías para, al menos, ampliar mi formación y el abanico de posibilidades de encontrar un empleo. Por eso me acogí a este programa y así logré lo que pretendía

¿Cómo se enteró de la existencia de este programa?
A través de Cruz Roja, precisamente en esa búsqueda de otras vías de acceso al mundo laboral me acerqué a esta organización, y allí me informaron de esto.


¿Cómo valora el resultado de esta experiencia?
Esto ha sido una segunda oportunidad para mí, con este programa te formas a través de prácticas en el establecimiento donde estás realizando el curso, en una panadería. En mi caso aprendí a hacer la masa, hornear el pan, etcétera. Ahora ya llevo un año en la empresa, trabajando, y estoy contentísima; para mí ha significado, como ya digo, una segunda oportunidad en la vida y este puesto de trabajo me permite mantener a mi hijo de 17 meses.