INCENDIOS - CIUDAD

El incendio de Portugal “sepultó" la provincia bajo una densa humareda

La nube de humo recorrió más de  400 kilómetros y entró por el sur de Ourense, alcanzando también buena parte de Lugo

El núcleo de Vistahermosa y el acceso centro, tapados por la densa humareda. (O. PINAL)
El núcleo de Vistahermosa y el acceso centro, tapados por la densa humareda. (O. PINAL)
El incendio de Portugal “sepultó" la provincia bajo una densa humareda

Una densa nube de humo procedente del incendio  declarado en la noche del sábado en Pedrógrâo Grande, en el distrito de Leiria  (Portugal), en que fallecieron 64 personas y otras 57 resultaron heridas, cubrió desde la media mañana de ayer buena parte de la provincia, incluida la ciudad, donde el aire se hizo prácticamente irrespirable. A las 14,00 horas, el casco urbano ourensano quedó completamente oscurecido y el olor a quemado se extendía por todas las esquinas, obligando a vecinos y comerciantes a  cerrar ventanas y puertas en negocios y viviendas. La humareda incluso tapó buena parte de la provincia de Lugo, incluida la capital, llegando hasta puntos de los municipios de A Mariña, como Riotorto.

La nube de humo recorrió 400 kilómetros (el fuego aún permanecía ayer activo), pero la distancia no fue obstáculo, según el coordinador del Departamento de Observación y Climatología de Meteogalicia, Santiago Salsón. "Hai fluxo do sur con pouca precipitación e arrastrou a nube hacia o norte, coincidiendo a entrada polo sur de Ourense", aseguró el experto, puntualizando que la nube de humo llegó al igual que en los últimos días lo hizo el aire cálido del sur, que provocó que se dispararán las temperaturas. El humo de este incendio podría continuar llegando en los próximos días a la provincia dada la situación anticiclónica y la entrada de aire del sur. La situación aún persistía a las 20,00 horas, dificultando la visibilidad tanto en el casco urbano como en las carreteras de la provincia.

Dos incendios en Ourense

La humareda cubrió sobre las 10,00 horas a los municipios de la  "raia", llegando sobre el mediodía a la ciudad y al  valle del río Miño, donde se unió al humo que generaban los incendios de Quins (Melón) y Piñor de Cea. 

No es la primera vez que la ciudad queda cubierta por el humo de los incendios en lo que va de año. El pasado 24 de abril, el viento arrastró el de otro fuego que se originó en Sober (Lugo), que afectó a 120 hectáreas de monte, en su mayoría pinos. Al igual que entonces, la situación de ayer encendió la alerta en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), donde se seguía su evolución ante el temor de que se incrementaran el número de pacientes con problemas respiratorios en el Servicio de Urgencias.

La situación se produce después de días de intenso calor, en los que el termómetro subió por encima de los 40 grados centígrados, provocando la entrada de aire cálido en los inmuebles. El termómetro descendió ayer hasta los 31,5 grados, una temperatura que aún continúa siendo alta para la época del año, según Meteogalicia.