MAYORES

Más de 14.000 personas mayores viven solas en sus domicilios en la provincia

En el municipio de Ourense superan los 600 y tan sólo 362 cuentan con el servicio de teleasistencia que ofrece el Concello

De arriba abajo y de izquierda a derecha: Dolores Prieto, Dolores Traver, Francisco Fernández y Herminia Xaneiro
De arriba abajo y de izquierda a derecha: Dolores Prieto, Dolores Traver, Francisco Fernández y Herminia Xaneiro
Más de 14.000 personas mayores viven solas en sus domicilios en la provincia

Aunque no existe un registro de personas mayores que viven solas como tal ("intentouse facer hai uns anos pero non se chegou a materializar", explican desde la Consellería de Asuntos Sociales), según la encuesta de condiciones de vida del Instituto Galego de Estadística (IGE), un total de 121.297 personas mayores de 65 años vivirían solas en Galicia, "polo que elevando a porcentaxe que representan sobre a totalidade da poboación con relación á provincia de Ourense teríamos que poderían ser unhas 14.006 personas maiores de 65 anos as que viven soas", apuntan desde Asuntos Sociales, aunque matizan que no deja de ser "unha extrapolación de datos, porque rexistro como tal non existe".

En la práctica totalidad de los concellos de la provincia tampoco cuentan con tal registro, aunque tiene una aproximación "en base a los servicios municipales que utilizan esas personas mayores solas", explica Noelia Rodríguez, edil de Asuntos Sociales en el Concello de Ribadavia. De hecho, los técnicos de esta concejalía señalan que "de los 124 usuarios de teleasistencia, 106 son mayores que viven solos, así como 23 de los 90 que utilizan el servicio de ayuda en el hogar y 10 de los 24 de xantar na casa".

Estos servicios los ofertan prácticamente todos los municipios de la provincia, incluido el de la ciudad. En Ourense hay empadronados 667 mayores que viven en su casa solos, de los que 362 son usuarios del servicio de teleasistencia municipal. "Cada año sube un poco la petición de este servicio, debido a que hay más longevidad y más conocimiento del servicio", explica Maite Piñeiro, jefe de Bienestar Social del Concello de Ourense. Añade que "la mayoría de esas personas mayores que piden el servicio son mujeres".

Lo confirma Natividad Álvarez, referente del programa de personas mayores de Cruz Roja, "de los 1.007 usuarios que tuvimos en 2015 del servicio de teleasistencia, 830 eran mujeres y sólo 177 hombres". Y apunta otro dato: "La mayor parte de las veces son los familiares los que piden ese servicio por seguridad".

Julio Jiménez: “Nos encontramos con  muchas situaciones dramáticas”

Julio Jiménez es forense y por sus manos pasa el estudio previo para determinar si una persona mayor es dependiente. "Nos encontramos con muchas situaciones dramáticas, porque esa gente que no tiene un deterioro claro por enfermedad o senilidad, es difícil convencerla de que es mejor que esté en un centro; se viven situaciones muy dramáticas", explica Jiménez.
Reconoce que "cada vez hay más casos en esta situación, porque la población, es evidente, está cada vez más envejecida, pero también porque en los pueblos, donde antes residían junto con los abuelos parte de la familia, que quedaba allí trabajando, ya no está; los pueblos se abandonan y esos mayores quedan realmente solos". 

Ourense. 16-01-17-Local. Reportaxe sobre as persoas beneficiarias dos servizos de Cruz Vermella en Ourense. Na foto Herminia Januario Foto: Xesús Fariñas“Mi única familia es Cruz Roja”

Herminia Xaneiro es natural de Brasil y tiene 87 años, reside sola en una casa en el barrio de O Couto. "Desde que murió mi marido, hace ya unos años, vivo sola. No tengo muchos amigos aquí y la única familia que tengo en Ourense es Cruz Roja". Herminia padece depresión y, más que para una urgencia, para lo que utiliza el servicio de teleasistencia, en más de una ocasión, "es para hablar".

“Me valgo todavía, pero...”

Francisco Fernandez, madrileño que durante años estuvo trabajando como ingeniero eléctrico, perdió a su mujer "en 2007. Una amiga me recomendó el servicio de teleasistencia y me decidí a cogerlo porque, aunque todavía me valgo por mí mismo, soy diabético y tengo EPOC". Recuerda que "dos veces tuve ataques y me salvó contar con ese botoncito para que me llevaran al CHUO".

Ourense. 16-01-17-Local. Reportaxe sobre as persoas beneficiarias dos servizos de Cruz Vermella en Ourense. Na foto Dolores PrietoFoto: Xesús Fariñas“Vivo sola, pero siempre activa”

Desde que falleció su marido hace ocho años, Dolores Prieto vive sola "pero activa", como se encarga de recordar. "Llevé un negocio muchos años y ahora practico taichi, pilates y también ordenador".
Tiene el servicio de teleasistencia, "pero porque si no mis hijos me dicen que me vaya con ellos", y Dolores quiere mantener su independencia "mientras pueda ser".

Entrevista a Dolores,teleasistencia cruz roja16-1-17“Me sentía insegura por la vista”

Dolores Traver, de 83 años, fue toda su vida ATS. Su marido murió "hace 15 años; estuve un tiempo sin teleasistencia porque me defendía bastante bien, pero se me acentuó el problema que tenía con la vista y mi hija me convenció de que lo cogiera hace cinco años, porque ella está en Madrid".
Ya le ha servido "un día que me sentaron mal unas setas y vinieron enseguida".