ENTREVISTA

María Tabarés: “Lo mejor que puede pasar es que la gente deje Cáritas porque tiene trabajo digno"

Cáritas diocesana de Ourense  hizo públicos ayer los nuevos nombramientos de la organización, siendo elegida como directora de la organización,  sustituyendo a Angel Mirón

La directora de Cáritas, María Tabarés.
La directora de Cáritas, María Tabarés.
María Tabarés: “Lo mejor que puede pasar es que la gente deje Cáritas porque tiene trabajo digno"

Cáritas diocesana de Ourense  hizo públicos ayer los nuevos nombramientos de la organización, siendo elegida María Tabarés Domínguez como directora de la organización, sustituyendo a Angel Mirón. María Tabarés ya ocupaba el cargo de secretaria en la junta directiva desde 2012.
 
¿Cuál es su vinculación con  Cáritas? 
Mi vinculación empieza como voluntaria de un programa de asesoría jurídica hace ya algunos años. Después, por razones laborales me trasladé  a vivir a Monforte y tuve que dejar Cáritas. Cuando volví, retomé la  colaboración con la entidad, y en 2012 me nombraron secretaria de la junta directiva. Con un grado de mayor o menor implicación llevo unos diez años colaborando, y con una labor más continuada, cinco o seis.

¿Qué supone ser directora para usted?
Una responsabilidad inmensa, porque es mucha la gente a la que se atiende, son muchas necesidades las que se cubren. Es una labor inmensa la que se está haciendo, con un equipo de gente maravilloso. Me parece, fundamentalmente, una responsabilidad.

¿Cuáles son sus primeros retos?
Al estar en la junta directiva, son cosas que ya estamos llevando a cabo. No es un cambio de timón. Las decisiones se toman en conjunto y ya estaba en esa toma de decisiones. Pero estoy especialmente ilusionada con el programa de autoempleo, porque me parece que lo mejor que puede pasar es que la gente se desvincule de Cáritas porque ha encontrado trabajo digno. No obstante, la situación en la que estamos es compleja. Nos ha tocado también poner en marcha el comedor, que me parece una labor fantástica, que lo están haciendo genial a pesar de que, en principio, en el siglo XXI nunca se pensaría que esto debería ser una prioridad. En este momento, hay proyectos muy emocionantes, pero no podemos olvidar que la gente todavía necesita cubrir sus necesidades básicas, como pagar el alquiler, la luz...

¿Ya hay convenio con el Concello para el comedor?
El convenio no está firmado, porque tampoco les ha dado tiempo todavía. Hemos tenido contactos y la sintonía es muy buena. Ahora hay que darles un tiempo y confío en que se firme el convenio próximamente.

¿Hay pensado algún nuevo proyecto?
Nos gustaría poner en marcha uno relacionado con el ropero. Llega mucha ropa, y alguna necesita algún repaso o alguna mejora. Así que vinculado a este servicio, queríamos iniciar un programa en el que usuarios de Cáritas se formaran en un taller de costura. De tal manera que, además de dar utilidad a toda la ropa que llega, estas personas adquieren una formación en algo de lo que podrían vivir. Este me parece un proyecto muy bonito.

¿Algún otro?
También me preocupa mucho la gente mayor. Tenemos personas que no sólo tienen problemas económicos, sino también de soledad. Se trataría de ofrecer un servicio que se encargara de estar pendiente más bien del nivel emocional de estas personas. Estarían atentas a  si se relacionan con otra gente, de la ropa que llevan, de si acuden al médico, de acompañarlos a comprarse ropa. Es decir, sería hacer un poco lo mismo que hacemos con nuestros mayores en casa. Estoy muy ilusionada con implantar algo así, aunque todavía no sé muy bien como llamarlo. Sería algo así como un club de mayores, que iría más allá de cubrir unas necesidades meramente económicas.

¿Algún programa de Cáritas se ha ido apagando por cubrirse la necesidad?
No, para nada. No estamos en un momento de poder cerrar programas. Todos se mantienen, por lo menos en usuarios, otra cosa es que tengamos recursos suficientes para todos.


¿Se conoce bien toda la labor de Cáritas?
Creo que se nos conoce, que la gente sabe qué es lo que hacemos. Hay un grupo de trabajadores maravillosos con una tarea impresionante. ¿Que se nos podría conocer más? Pues realmente sí. ¿Que lo que más se conoce es el comedor? Sí, porque es más llamativo y es cierto que hay cosas que pasan desapercibidas. Intentaremos darlas a conocer, porque también me gustaría que la gente se animara a ser voluntario, ya que ahora es algo muy  necesario en esta sociedad. 

¿Ha cambiado el perfil de la persona en la pobreza?
Sí, cada vez hay más gente que no llega a fin de mes, aún trabajando, y es muy difícil que, por ahora, esa gente pueda salir de esa situación.

En un año, ¿cómo le gustaría que fuera la memoria de Cáritas?
Me encantaría que hubiera menos usuarios, porque eso significaría que han salido de la necesidad y que hay más gente viviendo dignamente.