FERROCARRILES

Nueva licitación para acabar en 2018 el tramo Zamora-Pedralba

 Adif Alta Velocidad ha licitado  el suministro del balasto y traviesas para el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería por un importe total que ronda los 20 millones de euros

El tramo del AVE entre Zamora y Pedralba podría estar en uso a partir de otoño de 2018.
El tramo del AVE entre Zamora y Pedralba podría estar en uso a partir de otoño de 2018.
Nueva licitación para acabar en 2018 el tramo Zamora-Pedralba

 Adif Alta Velocidad ha licitado  el suministro del balasto y traviesas para el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería por un importe total que ronda los 20 millones de euros. Se trata de 34.300 traviesas y 592.000 toneladas de balasto, que constituyen el objeto de cinco contratos de fabricación. Cuatro de ellos son de suministro de balasto, a razón de 148.000 toneladas en cada uno de ellos. 
Estos contratos, con un precio que ronda los 4,25 millones de euros de media en cada uno, incluyen la fabricación del balasto en cantera, el acopio en espacios de almacenamiento hasta que se haga necesario su uso y el suministro a pie de obra para su posterior uso en la plataforma ferroviaria entre Zamora y Pedralba de la Pradería.En las condiciones que fijan los contratos, se establece un suministro escalonado que se irá produciendo a partir de este año 2017, pero que será masivo en 2018.

Por otra parte, el contrato de suministro de traviesas, para el que hay un precio de licitación de 2.617.218 euros, contempla la fabricación, acopio y presentación en los lugares de la traza en los que se vayan a instalar, un total de 27.000 traviesas de alta velocidad, 300 traviesas polivalentes y 7.000 traviesas para tres carriles. El contrato contempla un plazo de 4 meses, con dos fases de tres meses que se solapan. 

Estos contratos ya habían sido licitados, pero no adjudicados, en 2015, con el objetivo de que el tramo Zamora-Pedralba estuviese listo en otoño de 2016, propuesta que quedó en suspenso y que ahora vuelve a recuperarse, para que el tramo esté en uso en otoño de 2018 y permita reducir otros 40 minutos el viaje entre Madrid y las ciudades gallegas.