CULTURA

La ourensana Neila García Salgado, Premio Nacional de Traducción

Galardonada por traducir una obra de la poeta sueca Edith Södergran

La ourensana Neila García.
La ourensana Neila García.
La ourensana Neila García Salgado, Premio Nacional de Traducción

Con una llamada del jurado y por sorpresa. Así se enteró la ourensana Neila García Salgado (Ourense, 1991) de que la habían reconocido con el Premio Nacional a la Mejor Traducción 2018 por la obra sueca "Encontraste un alma. Poesía Completa" de Edith Södergran, que fue publicada por primera vez en España el pasado año. 

"No te lo esperas porque hay muchos libros y no te esperas que sea al tuyo", explica la joven traductora e intérprete ourensana sobre un premio que  tiene por objeto distinguir la traducción de una obra escrita originalmente en lengua extranjera a cualquiera de las lenguas españolas, y que haya sido publicada por primera vez en España en 2017.  García Salgado, que reside en Viena,  señala que el galardón entregado por el Ministerio de Cultura y Deporte y dotado con 20.000 euros, es "un reconocimiento tanto para mí como para la autora de la obra". "Por sorpresa" conoció que era ella la premiada y lo que supuso que le llegaran llamadas de  "la familia, de amigos, de la prensa", aunque indica que le "gustaron todas por igual". 

Su caso es el de muchos  españoles que han tenido que explotar y demostrar su talento fuera de nuestras fronteras.  Tras mucho esfuerzo, García Salgado logró acceder a Traducción e Interpretación  en la Universidad de Salamanca. Allí pudo dedicarse a lo que más le gustaba, los idiomas. Sin embargo, no tuvo miedo en pasar varias estancias fuera del país. Primero  pasó por la Universidad de Göteborg, en Suecia, y luego se fue Heildelberg, en Alemania. En ambas aprendió y perfeccionó el idioma que ahora le vale éste reconocimiento. 


Aprendizaje del sueco


Fue en 2010, cuando llegó al país nórdico, cuando tuvo su primera toma de contacto con el sueco, que empezó a aprender "viviendo con una familia nativa, un curso en la universidad" y relacionándose con la gente que la "rodeaba" día a día. Señala que "en Suecia aprendí un poco", pero que fue en Alemania, cuya universidad también impartía ese idioma, donde lo perfeccionó.  Durante ese proceso  descubrió la obra de Edith Södergran. Sobre la autora sueca  le habló García Salgado al editor de Nórdica Libros, la empresa que ha editado este libro. Pero no fue hasta años más tarde cuando tuvo la oportunidad de traducir una de sus obras. "Fue  una propuesta suya pero ya se lo había comentado yo al editor", indicala joven ourensana.  De esta forma comenzó una unión que ahora le vale un premio que señala que "ojalá venga acompañado con más trabajo", 

"Encontraste un alma" es uno de los  de tres libros que la ourensana ha traducido del sueco al español. También se encargó de   que España pudiera leer "La juventud de Martin Birck", de Hjalmar Söderberg, publicado en 2014, e "Imágenes de Suecia ", de Lars Gustafsson y Agneta Blomqvist, publicado en España este mismo año

No será la última publicación que acercará la literatura sueca a España, puesto que la ourensana desvela que ya se encuentra trabajando en otra obra. 


Los idiomas


García Salgado es una apasionada de los idiomas porque explica "ayudan a entender a la gente". La joven, desde 2014, trabaja como traductora externa  y traductora temporal de la Oficina de las Naciones Unidas en Viena. 

Más allá de traducir el idioma nórdico, hace lo propio con el inglés y el alemán, cuyos textos pasa a español y gallego. También realiza interpretaciones simultáneas, de inglés a español y viceversa. 


La mejor nota de Galicia en la selectividad


Neila García acumula hitos en su trayectoria desde pequeña. De hecho,  su gran capacidad para los estudios  fue noticia en el 2009.  Aquel año García Salgado, que fue una estudiante brillante en el colegio María Auxiliadora  Salesianos de Ourense, se convirtió en noticia tras lograr la mejor nota de la selectividad de toda la comunidad autónoma.  Logró un 9,84 sobre 10. 

En una entrevista a La Región por aquel entonces, García ya señalaba que tenía claro que le gustaban los idiomas  y que estudiaría Traducción e Interpretación porque le parecía "una carrera muy práctica". Explicaba que los que más le gustaban eran el inglés, el francés y el alemán. Aún no tenía en mente el idioma que ahora le vale este Premio Nacional, el sueco.