DEMOGRAFÍA

Los refugiados, una posible barrera ante la despoblación del rural ourensano

La Diputación estará "atenta" a los planes de Valladolid, que quiere "llenar pueblos" dando asilo

Edificio de Sobradelo, en Valdeorras, donde se alojan familias de refugiados.
Edificio de Sobradelo, en Valdeorras, donde se alojan familias de refugiados.
Los refugiados, una posible barrera ante la despoblación del rural ourensano

Combatir la despoblación a la vez que se colabora con el desarrollo humano a través de la acogida de refugiados es una de las opciones que recientemente han barajado algunas administraciones españolas y que no descartan aplicar otras como la Diputación de Ourense. Algunos alcaldes ven "positiva" la recepción de refugiados políticos para paliar la sangría poblacional del rural y es algo que ya conocen en la institución provincial.

Las diputaciones de Valladolid y Salamanca han lanzado recientemente un plan a estudio con el objetivo de "llenar los pueblos" con refugiados para "combatir la despoblación".

La Diputación de Ourense ha tomado nota de esta iniciativa, y fuentes del ente aseguran que están "vigilantes" ante los resultados de este estudio para analizar si se podría aplicar en un futuro en la provincia, aunque dejan claro que de momento "no hay un proyecto previsto" en este sentido.

"Será una de las vías y se estudiará cómo funciona en provincias que comparten el problema de la despoblación", aseguran desde el ente provincial, donde estarán "a la expectativa" para comprobar qué resultados arrojan los estudios que testarán la receptividad de los vecinos del rural.

"En función de eso se valorarán todas las posibilidades que puedan proponerse para frenar la despoblación", señalan desde la Diputación.

Actualmente, no hay una gran cantidad de refugiados en los concellos, algo similar a lo que sucede a nivel nacional, ya que solo se ha cumplido el 12% del cupo de acogida impuesto a España.

ALCALDES

El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, uno de los concellos que ha cedido una vivienda para estas familias, asegura que "non houbo problema algún" con las familias de refugiados y que el pueblo "está encantado". "Se todos os que veñen son coma estes, estaríamos dispostos a ter os que fosen. Está claro que hai que poñer algunha solución ao despoboamento e pode pasar por esta vía, pero non só de refuxiados, senón de xente desfavorecida e que é nacional", señala.

También en Castrelo de Miño se muestran receptivos y, en su momento, dispusieron hospedaje a los refugiados sirios. "En O Ribeiro levamos toda a vida recibindo xente de fóra polo tema dos viñedos e non ten habido problemas. A chegada de refuxiados con fillos sería moi positiva e axudaríaa a manter o colexio aberto", afirma Xurxo Rodríguez, alcalde de la localidad, que echa en falta más iniciativas en este sentido. n