OCIO

Las ‘salas enigma' ya están aquí

Una sala, un enigma, un grupo de personas y un reloj iniciando la cuenta atrás para salir. Así son las salas de escape, un juego de lógica que es la última moda y que desde hace dos semanas se puede disfrutar en Ourense.

La leyenda de Manuel Blanco Romasanta ha sido la inspiración de la Sala Enigma ourensana.
La leyenda de Manuel Blanco Romasanta ha sido la inspiración de la Sala Enigma ourensana.
Las ‘salas enigma' ya están aquí

Cualquier cosa puede ser una pista, hasta lo más insignificante. Las salas de enigma o "room escape", según la terminología inglesa, son el último grito, y van creciendo por el mundo como la espuma. Grandes empresas las usan para ver cómo trabajan sus empleados en equipo, mientras que grupos de amigos viajan de ciudad en ciudad divirtiéndose mientras desentrañan lo que se esconde tras los juegos de lógica más reales y sus infinitas temáticas.

Aparecieron como un videojuego, pero años más tarde en Budapest Attila Gyurkovics creó la primera real en Europa, en la que un grupo de personas tenía un tiempo limitado para salir de una habitación. Se basó en una teoría relacionada con el aprendizaje a través de los juegos del psicólogo Mihály Csíkszentmihályi y tras años de desarrollo y un auténtico boom que las ha llevado a las principales ciudades del mundo, ahora llegan a Ourense, de la mano de David Quintana y Paula Pérez y con la leyenda del hombre lobo alaricano, Manuel Blanco Romasanta, como tema.

David Quintana (Vigo, 1981), explica ser de Allariz, “un é de onde pace non de onde nace”, argumenta. Este fue uno de los motivos que acabaron dando la idea del proyecto que comparte con Paula. "Queríamos que tratase de una historia que tuviera que ver con Galicia y, en este caso con Allariz, que es de donde soy yo. El guión de la historia fue lo primero que hicimos, y muy rápido".

“Tenía inquietudes de montar algún negocio y ser mi propio jefe. Sabía de este tipo de actividades pero no le había dado mucha importancia hasta que fuimos a probar una sala que hay en Vigo y nos encantó la idea, vimos que en Ourense no había ninguna actividad de ocio de este tipo”, explicó. Las cosas, sin embargo, se prolongaron en el tiempo, la búsqueda del local y la burocracia de un tipo de negocio nuevo en la provincia dilataron casi un año el proyecto, que finalmente abría sus puertas en la avenida de Buenos Aires hace dos semanas, tras más de 35.000 euros de inversión y con la decoración de Retha Kock, una sudafricana que trabaja en películas de Hollywood y que ganó, junto a su equipo, el Oscar de la Academia 2016 al "Mejor diseño de vestuario" por la película "Mad Max: Furia en la carretera". "Hicieron un trabajo espectacular en el local, es un plus impresionante el que le da la sala. La gente que fue a más locales de este tipo dice que la ambientación es de lo mejor que vieron”, explicó.

La dinámica de esta sala enigma, que a pesar de estar empezando, ya estaba al completo el pasado viernes, es “saber si todo lo que se cuenta sobre Romasanta era verdad, si era hombre lobo o no, es lo que tienen que descubrir”. En un ambiente del 1850, los jugadores, entre tres y cinco personas, cuentan con 60 o 90 minutos para resolver el enigma, dependiendo de la modalidad que elijan y pueden pedir pistas si se quedan encallados en alguna de las pruebas.

Quintana aseguró que la clave para las salas es “investigar mucho, que haya buen trabajo en equipo y buena coordinación entre grupos. Que la gente investigue, toquetee todo y que todo lo que crea que no es importante no lo deje de lado porque puede servir para algo con lo que ellos no contaban". Por ello, es fundamental tener "ganas de investigar y de probar algo nuevo” y así descubrir qué pasó con Romasanta.