OURENSE NO TEMPO

Los Salesianos en Ourense

Llegaron a la ciudad en 1910, gracias a la generosidad de doña Carlota Vázquez Sarmiento, quien les donó la finca e instalaciones que se habían acondicionado para establecer una fábrica de curtidos en la ribera del Miño.

Todos los integrantes de la Comunidad Salesiana en 1953. (Fotografía Archivo Salesianos Ourense, recuperada por Víctor Campio.)
Todos los integrantes de la Comunidad Salesiana en 1953. (Fotografía Archivo Salesianos Ourense, recuperada por Víctor Campio.)
Los Salesianos en Ourense

Llegaron a la ciudad en 1910, gracias a la generosidad de doña Carlota Vázquez Sarmiento, quien les donó la finca e instalaciones que se habían acondicionado para establecer una fábrica de curtidos en la ribera del Miño.

Después de luchar con innumerables escollos, el económico principalmente, se consigue poner en marcha el centro. Corría el 1911 y las primeras intenciones fueron las de intentar dar un servicio inexistente en la ciudad: lo que hoy se llamaría un modulo de capacitación agraria (lo que hoy sería Formación Profesional). Por ese motivo el primer año se inauguró como: "Colonia agrícola Nuestra Señora de los Remedios".

A pesar de que la idea probablemente fuera interesante, dado el carácter agrícola de la ciudad, (recordemos que a comienzos de siglo las riberas del Miño y Barbaña eran una gran viña y los huertos proliferaban por toda la ciudad; en menor medida pero también había vecinos que mantenían en las traseras de sus casas gallineros, criaderos de conejos y algún que otro animal de los de pequeña talla), únicamente fue ese primer curso el que el centro se denominaba "agrícola". El curso 1911-12 ya con cuarenta alumnos de enseñanza elemental, pasa a llamarse "Colonia María Auxiliadora". Después pasaría a ser "Instituto María Auxiliadora", para finalmente llamarse "Colegio María Auxiliadora".

El tema del cambio de denominación es únicamente anecdótico, ya que lo verdaderamente problemático continuó siendo el tema económico y la precariedad de las instalaciones. Aquellos años eran convulsos social y políticamente, con grandes modificaciones en cuanto a la concepción de la legislación educativa.

En esa tesitura, la comunidad se enfrentó constantemente a la posibilidad de abandonar la ciudad, (los años 20 y 31 fueron los peores). Ni siquiera los años de Guerra Civil fueron capaces de cerrar el colegio. Lo que sí quedo claro en este tiempo es que se hacían imprescindibles cambios radicales. Y a partir de los años cuarenta se llevaron a cabo: se solicita autorización para impartir clases de Bachillerato (el primer curso sería el 44-45, siendo la primera reválida en 1951, con unos resultados excelentes), se consigue edificar el nuevo colegio (las primeras inauguraciones fueron en el 49 con el internado, pero el final de las obras no se produjo hasta más tarde), y por si fuera poco se construye la iglesia (7-11-1951, 23-5-1954) y se crea la Parroquia de María auxiliadora (31-1-1983).

Estas fueron las bases de la etapa de esplendor que continúa viviendo el colegio.

Si queréis profundizar en la historia colegial, tenéis un completo trabajo realizado con motivo del centenario "Salesianos de Don Bosco cien años de presencia en Ourense 1910-2010".

En el recuerdo de los alumnos Salesianos, permanecen multitud de anécdotas, pero detalles como el paseo de los jueves, los campamentos de verano y el deporte son de los más valorados.

El deporte, siempre supuso un pilar importante para el colegio. La existencia de un campo de fútbol entre las instalaciones lo facilitaba, pero fue y es el baloncesto el que más alegrías proporciona (al margen de la sana rivalidad que siempre existió con Maristas). A mediados de los años cincuenta los antiguos alumnos forman el Club Bosco, que con los años daría lugar al nacimiento del actual Club Ourense Baloncesto.