VIAJES

Tres sugerencias para tus próximas vacaciones

No hay nada como planear un viaje, a excepción del tiempo que se pasa en el viaje en sí. Elegir destino, hacer las reservas correspondientes de vuelos y alojamientos o configurar un itinerario con los sitios que se van a visitar, nos hace más felices, contribuye a que tengamos sensaciones positivas.

Tres sugerencias para tus próximas vacaciones

Viajar es la mejor manera de recargar pilas. Permite alejarse momentáneamente de aquello que estresa en la vida, como el trabajo. Verlo con la distancia suficiente, no solo espacial sino también mental, puede venir bien a la hora de tomar decisiones acertadas sobre el bienestar. Viajar también es una manera de mantener a raya las emociones negativas.

La realización de una expedición por el mero placer de ver y conocer nos llena tanto que puede ser también un revulsivo contra los estados de ánimo deprimidos. Y eso puede ser una terapia eficaz o una buena medicina preventiva contra la depresión, así como contra la irritabilidad.

A todo ello se suma lo más evidente, que viajar nos permite vivir unas experiencias concretas y diferentes que se acumulan en nuestra mente, que nos enriquecen de un modo u otro. ¿A quién no le ha cambiado la vida un viaje?, ¿o quién no conoce a alguien a quien le haya sucedido? Viajar, en este sentido, nos aporta mucho que acumular bienes materiales.

Las ventajas de viajar han sido reconocidas por la ciencia, por los diversos estudios que han realizado universidades como la Cornell o la clínica Marshfield de Wisconsin, por citar algunas instituciones. Si aún necesitas más para convencerte, te proponemos destinos que pueden aportar a esa acumulación de experiencias.

Barcelona, una joya mediterránea

Escritores de todos los tiempos han dedicado sus más hermosos poemas a la Ciudad Condal, han encontrado en ella el mejor escenario para sus novelas. Sus calles resultan inspiradoras, por lo que Barcelona debería estar señalada en el mapa de cualquier viajero empedernido.

La ciudad es hermosa por muchas cosas pero, a juicio de muchos, es bonita sobre todo por lo que Gaudí hizo de ella. El genio proyectó una catedral modernista de cuya construcción todavía somos testigos hoy, la Sagrada Familia, un lugar que invita a ser visitado en las máximas ocasiones posibles, a fin de percibir de forma efectiva los cambios que en ella van teniendo lugar. Pocos lugares hay en el mundo de tal importancia y tal envergadura en plena construcción.

Gaudí dejó otras joyas modernistas que hoy se pueden visitar en Barcelona, como la también mítica Casa Batlló, situada en pleno Paseo de Gracia. Conviene visitarlo y no solo quedarse en su ya excelsa fachada, puesto que supone toda una experiencia para los sentidos.

Poco más arriba, en la misma avenida, se encuentra La Pedrera, con sus famosas chimeneas, otra de las obras de Gaudí. Nadie se perdonaría volver de Barcelona sin haber paseado por el Parque Güell. Para completar la ruta del modernismo, merecería la pena pasar ante las puertas de la Finca Güell.

Barcelona, por supuesto, va más alla de Gaudí. Para saber qué debes visitar en la capital catalana conviene hacerse de una buena guía que repase qué ver en Barcelona, la que te permita acudir a esos lugares que no te puedes perder.

Islas Baleares, un paraíso de lo más cercano

Tendemos a pensar en lugares remotos cuando se trata de elegir un lugar paradisíaco. Situadas en un punto entre las penínsulas Ibérica e Itálica en pleno Mediterráneo y cruzadas por la Sierra de Tramuntana se encuentran las islas Baleares. Se trata de la tercera comunidad autónoma más visitada en España, y cada año atrae a miles y miles de turistas nacionales extranjeros que vienen llamados por la belleza de sus paisajes, su luz, su buen clima y su magnífico ambiente.

Las Baleares están cargadas de historia desde que sus primeros pobladores llegaran allá por el III milenio a.C. Para disfrutar de ella, de su cultura, de su gastronomía y de sus playas, lo mejor es alquilar en un coche y recorrer las calas escondidas de sus islas. O bien hacerlo desde el mar, en alguna embarcación que dará otro punto de vista.

Para quienes sientan que merezcan unas vacaciones relajadas y sin preocupaciones, lo mejor es un todo incluido, un lujo al alcance de cualquier bolsillo. De vez en cuando hay que pegarse el capricho, y  hacerlo en las Islas Baleares alguna vez es incluso obligatorio.

México y sus tesoros mesoamericanos

No solo de su entorno vive el viajero, así que te encuentras en Europa, anímate a cruzar el charco para conocer un país que merece mucho la pena: México. El país recibe cada año millones de turistas venidos de todas partes del mundo a quienes llama la atención el poder satisfacer varias opciones viajeras en pocos kilómetros de distancias.

Hablamos, por supuesto, de pasar unos días en un resort en pleno Mar Caribe, desde donde se pueden concertar excursiones para conocer algunas de las ruinas de las antiguas culturas mesoamericanas o incluso dar un paseo en quad por la selva.

Si quieres escapar de lo típico y dejarte vislumbrar por esos otros lugares que no aparecen las guías y que también merecen la pena, haz click aquí. México no termina en las costas del Caribe, ni en las ruinas mesoamericanas rodeadas de jungla y cenotes en los que darse un plácido baño. También hay pueblos mágicos de México que merece la pena visitar.

Se elija el destino que se elija, es preciso afrontar el viaje con las máximas ganas y la mente abierta, mostrarse predispuesto a tomar las oportunidades que se presenten, ya sea probar nuevos sabores en platos autóctonos, hablar con la población originaria para conocer más sobre sus tradiciones, escapar un poco de los lugares más transitados por el turismo internacional.

La guía de viajes es fundamental como base, y en muchas de ellas incluso se puede encontrar sugerencias que otra guía de viajes no hace. Actualmente, ya no necesitamos acudir a una librería a buscar y comprar una guía, pues tenemos en Internet muchísima información sobre la zona que queramos visitas. Podemos encontrar muchas páginas que son auténticas guías de viajes, acompañadas por las opiniones de cientos de viajeros que han estado allí antes que tú. 

Escojas la que escojas, vayas como vayas, lo importante es viajar. Recuerda que serán estas experiencias las que nos acompañarán al otro mundo una vez que dejemos éste.