VALDEORRAS

O Bolo recupera un molino de aceite construido hace 200 años

El proyecto forma parte de un plan más amplio que incluye otro molino de harina y la “ ́fábrica de luz" 

O Bolo recupera un molino de aceite construido hace 200 años

El proyecto iniciado en 2013 para recuperar tres construcciones de piedra en el pueblo de As Ermidas (O Bolo) superó la primera fase con la inauguración de un molino de aceite. Construido en el siglo XIX, la maquinaria data de principios del XX, según explicó Celso Hugo Barba Seara, arqueólogo que dirigió los trabajos.

La industria pertenece al Obispado de Astorga, que la cedió al Concello, con la finalidad de proceder a su recuperación y posterior puesta en valor. En los trabajos de rehabilitación también participaron el canteiro Diego Currás y David Blanco Lobato, que se ocupó de recuperar la maquinaria de elaboración de la pasta de oliva y carpintería.

Los trabajos se centraron especialmente en aspectos como la rehabilitación de los muros de cantería y la restauración de las puertas y ventanas, con la reposición de los cristales y cierres. Además, fueron recuperados los canales de la estructura de la molienda.

El lugar fue visitado ayer por el director xeral de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader), Miguel Pérez Dubois, quien estuvo acompañado por la delegada territorial de la Xunta, Marisol Díaz Mouteira. Los trabajos de recuperación fueron presupuestados en 50.000 euros y son fruto de un convenio de colaboración firmado por la Consellería do Medio Rural y el Concello que dirige Manuel Corzo Macías.

Los planes del equipo de gobierno de O Bolo contemplan la restauración de las dos construcciones restantes: una minicentral eléctrica del siglo XX y un molino de harina del XVII. Este último fue considerado por el arqueólogo Celso Hugo Barba como "unha xoia".

El alcalde, Manuel Corzo, explicó ayer que el Concello ya dispone de la financiación necesaria para retomar los trabajos, estando a la espera de que la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil autorice a desviar parte del caudal del río Bibei para mover la maquinaria.

Su rehabilitación no pondrá punto final al proyecto. Este rematará uncon la puesta en valor del lugar y el acondiconamiento del entorno.