PATRIMONIO

Localizados dos campamentos romanos en Manzaneda y Petín

Ambos se sitúan en zonas montañosas, a más de 1.200 metros de altitud y están muy bien conservados

Vista aérea tomada por los investigadores del campamento romano de Penedo dos Lobos, en Manzaneda.
Vista aérea tomada por los investigadores del campamento romano de Penedo dos Lobos, en Manzaneda.
Localizados dos campamentos romanos en Manzaneda y Petín

El grupo de investigación RomanArmy.eu, que en abril pasado daba a conocer la localización de un campamento romano en el concello de Verín, en el lugar conocido como Auteiro de Arnás, en la parroquia de Tamagos, acaba de publicar en la revista de arqueología "Gallaecia", de la Universidad de Santiago, el hallazgo de otros dos campamentos romanos en la provincia, que se encuentransituados en los concellos de Manzaneda y el otro en Petín.

El artículo "Hallazgos arqueólogos recientes para el estudio de la presencia militar romana en el oriente gallego" está firmado por los investigadores José Manuel Costa, Joao Fonte, Manuel Gago, Andrés Menéndez y Valentín Álvarez. Los dos primeros trabajaron en el yacimiento que se localizó en Verín, dentro de un ambicioso proyecto que tiene como finalidad profundizar en la presencia militar de los romanos en el noroeste peninsular.

"Mientras trabajábamos en Verín, una persona contactó con nosotros para informarnos de que en Manzaneda había algo que nos podía interesar, citándonos concretamente el lugar conocido como Penedo dos Lobos", cuenta José Manuel Costa, arqueólogo director de la investigación. El tema les interesó y realizaron una investigación del lugar mediante fotografía aérea, llegando a la conclusión de que "sí había algo. Y cuando estábamos trabajando en el yacimiento de Manzaneda, surgió lo de Petín".

En el Penedo dos Lobos localizaron un recinto a casi 1.500 metros de altitud y muy cerca de la estación de montaña. Tiene alrededor de 2,4 hectáreas de superficie, en la que se aprecian los terraplenes que delimitan las zonas defensivas del terreno, muros y foso. Podía acoger en su interior a alrededor de 1.500 legionarios. Conserva las cuatro puertas de entrada, "que tienen la forma de un cuarto de circunferencia, característica de los romanos y está construido con un parapeto pétreo. Es uno de los pocos ejemplos de la península ibérica que no emplea tierra en su construcción", señala José Manuel Costa, quiense muestra sorprendido por la excelente conservación del conjunto y afirma que "es una auténtica joya".

Cabeza do Pau, en Petín

El recinto de Cabeza do Pau, en Petín, está situado en la cumbre de un monte, a más de 1.200 metros de altitud, entre las parroquias de Mones y Santoalla do Monte. También dispone de un parapeto de piedra y está rodeando la cumbre, dominando todo el contorno y también se encuentra muy bien conservado. El parapeto delimita una zona de 11 hectáreas, aunque la superficie útil de acampada es mucho menor.

Eslabones para explicar su presencia

El reto que se plantea ahora a los investigadores que participan en el proyecto es dilucidar cuál era el motivo que llevó a las tropas romanas a puntos como Penedo dos Lobos, en Manzaneda, y Cabeza de Pau, en Petín. "Es el gran reto que tenemos ahora, saber cuándo estuvieron allí y por qué", afirma José Manuel Costa.  "No sabemos si se hizo durante la conquista o para consolidar después la conquista. Estamos buscando eslabones para explicar su presencia", asegura.

Salvo los parapetos, terraplenes y fosos ya localizados, se desconoce que otros restos puede haber en los campamentos. "Posiblemente eran tropas que estuvieron allí poco tiempo; semanas o meses, por lo que será muy difícil de hallar otros restos. Todo está a expensas de nuevos estudios. La zona está cubierta por la vegetación, pero lo positivo es el excelente estado de conservación de los dos yacimientos", concluye Costa.

Este es el nuevo reto del grupo Romanarmy.eu, que reúne a arqueólogos profesionales, investigadores y profesores universitarios de Santiago, Oviedo, Braga, Durhan, Exeter, Edimburgo, Newcastle o Leiden. Su objetivo en este proyecto es determinar la presencia del ejército romano en el noroeste de la península durante la época de la conquista e invasión de Hispania.