VALDEORRAS

Las mujeres ganan presencia en las empresas de la pizarra

La gran mayoría de las 600 trabajadoras del sector está empleada en las áreas de producción 

Sandra Real, Sandra Simón y Rosario Baltar, en Carballeda de Valdeorras.
Sandra Real, Sandra Simón y Rosario Baltar, en Carballeda de Valdeorras.
Las mujeres ganan presencia en las empresas de la pizarra

Un 25% de las plantillas de las productoras de pizarra gallegas son mujeres. Son 600 las que desempeñan sus tareas profesionales en este ámbito, uno de los más relevantes de la minería gallega, que genera aproximadamente 2.400 empleos directos.

La apuesta por la incorporación de la mujer al sector de la pizarra fue una constante desde finales de la década de los 70, del siglo pasado, destaca el presidente del Clúster de la Pizarra de Galicia, Víctor Cobo Arias. Pese a ello, aún hubo que esperar algunos años para su incorporación a las explotaciones subterráneas, lo que no se produjo hasta los años 90, añade.

“La cifra actual de trabajadoras en las empresas del Clúster es de aproximadamente un 25% del total de las plantillas, pero la tendencia es ir a más y continuar incrementando el número de mujeres en nuestras empresas”, explica Víctor Cobo. Aprovechó la ocasión para destacar la eficiencia y alto rendimiento del trabajo femenino, pues aseguró que repercute muy positivamente en la productividad y rentabilidad del sector.

La gran mayoría de las trabajadoras del sector de la pizarra -ocho de cada diez, más concretamente- están ocupadas en las tareas de producción: selección y embalaje, taladro, biselado o corte de las placas. El porcentaje restante pertenece a las áreas de administración y dirección. “A la hora de embalar la pizarra, las mujeres somos un poco más detallistas y curiosas al colocarla, igual que al escogerla”, concreta Rosario Baltar, empleada de una cantera de Carballeda de Valdeorras, cuya plantilla femenina supone el 33 % del total.

“Está muy valorada"

El barquense José Paradelo, secretario de Acción Sindical de la Unión Comarcal de Verín, Valdeorras y Lemos y responsable de Minería de FICA-UGT en Galicia, destaca la importancia de la presencia femenina en las pizarreras gallegas. "La mujer está muy valorada", afirma, para seguidamente resaltar su labor en un "trabajo duro". La dureza de la tarea que desempeñan las mujeres que trabajan en el embalaje de la pizarra viene confirmada por la pretensión de empresarios y sindicatos del sector de mejorar el coeficiente reductor del colectivo, que pasaría de seis meses a un año por cada década de trabajo en el sector.