Miño arriba, de Tui hasta el balneario de Caldelas

La ruta de hoy es, en longitud como una de las etapas largas del Camino a Santiago

El sendero baja de Tui al Miño por cuya orilla derecha discurre en buena parte (Foto: F.J. Gil)
El sendero baja de Tui al Miño por cuya orilla derecha discurre en buena parte (Foto: F.J. Gil)
Miño arriba, de Tui hasta el balneario de Caldelas

Y lo cierto es que comparte un pequeño tramo con el Camino Portugués. Justo al dejar el Puente Internacional de Tui que es, para unos el punto de partida, mientras que otros prefieren hacerlo en la fortaleza catedral. Se ha calificado como de dificultad media, solo por la larga duración que nos llevará, con descansos incluidos, la jornada entera.

Sea la salida desde uno u otro punto, hay que descender hasta la ribera del Miño, Después de dejar el casco urbano de Tui, el camino sigue la orilla del Miño, río arriba, hasta encontrarse con el Louro. Ahí, esta ruta, la PR-G19, cruza el afluente del Miño y sigue su trazado, separándose del camino portugués.

Para los amantes de los ríos tendrán oportunidad de disfrutar en esta primera parte del recorrido de un paisaje de ribera en el que el Miño se muestra en todo su esplendor. Portugal está en la otra orilla y por ella discurre otro sendero del que también hablaremos dentro de unos días.

Molinos, puentes, rincones umbríos... el paseo tiene de todo. Y la llegada a Caldelas de Tui nos abre las puertas al último balneario del Miño, con sus aguas sulfurosas muy apreciadas para el tratamiento del asma a través de nebulizaciones.

El retorno se hace por un sendero interior que nos llevará por Baldráns y Guillarei. Si queremos acercarnos a su estación ferroviaria todavía es posible tomar un refresco (u otra bebida, claro), pues la cantina permanece abierta.

Para quienes prefieran un camino más suave, existen atajos que reducen notablemente el radio de esta senda circular y pueden dejarla resuelta en veinte o menos kilómetros.