Chicho Outeiriño

OPINIÓN

El val de Abeleda y Gil Carlos Risco

Donde antaño laderas de rala vegetación, hoy viñedos aterrazados. El valle de Abeleda (que el nombre le viene de los avellanos, abeledas o avelairas de los que muchos subsisten) debajo de Castro Cadelas por donde discurre el Edo, un río que nace en la sierra do Burgo, y que...
Encuentros por la primera fase
OPINIÓN

Encuentros por la primera fase

Yendo por O Couto, con ligero desvío, para echar unas parrafadas con Rafa Salgado, nuestro hombre de Ourense no tempo ; ya es la tercera vez que no contacto en su estudio tras las medicinales plantas. Rafa es como la memoria de una Auria de todo el  siglo XX. Él se...
OPINIÓN

Un frenético y familiar día de difuntos

Hasta en las carreteras se notó una afluencia desmedida de coches, en un ir y venir de acá para allá o de casa a cementerio. Estos difuntos del 1 de noviembre, muy honrados de sus deudos, en cementerios aldeanos, villanos o ciudadanos, con unas floristerías que no daban...
La delgada línea fronteriza
OPINIÓN

La delgada línea fronteriza

Aprovechando la bonanza antes de que los aquilones y su aliados traigan las lluvias y los vientos o los fríos o las nieves invadan nuestro hábitat, me fui con un par de amigos, que por amantes de lo que la naturaleza ofrece, nos encontramos de tránsito por el Portugal...
OPINIÓN

El capitalismo… del todo funciona

Un local cerrado aquí, dos o tres más adelante, persianas echadas hace años, algunas mostrando que el paso de los años han dejado su huella en el óxido de alguna persiana bajada o las pintadas de algún grafitti. Negocios que abren y cierran. Negocios punteros, negocios de...
OPINIÓN

Las florituras de un Quevedo genial

De pequeños Quevedo nos sonaba a bufa. Cualquier chiste se le atribuía, incluidos los del mal gusto. Daba que pensar por qué tan poco considerado uno de los creadores más fecundos que haya dado la literatura española. Quizás, o una percepción mía, a los tiempos del golpista...
Un paseo por los bosques de Caldelas
DE PASEO

Un paseo por los bosques de Caldelas

Sí que lo es este boscaje, que por su variedad agrada a lo largo de toda la ruta. Es difícil hallar una floresta continuada en todo un trayecto de 6 kilómetros donde suelen sucederse, junto a grandes claros, caminos frondosos, pero es que en este recorrido, se puede decir que más de un 80% discurre bajo la umbría de robles, abedules, castaños, alisos, en una variedad de corredoiras, senderos, pistas, sendas fuviales, monte a traviesa o ladera más bien. Ofrece mucho con poco esfuerzo.