Deporte local

Tres semanas más a bordo

Deporte local

Coronavirus

Tres semanas más a bordo

El jugador barquense Caique.
photo_cameraEl jugador barquense Caique.
En el CD Barco, como en la mayoría de equipos, los jugadores están confinados en casa y tres integrantes de la plantilla cuentan cómo lo están llevando

Tres semanas ya de confinamiento por culpa de la pandemia del Covid-19. Y toca empezar otra nueva etapa, en la que al menos quedan otras tantas. Así que la receta sigue siendo la misma, paciencia, salir de casa sólo lo imprescindible y seguir a rajatabla lo que dicen las autoridades.

En el Barco esta situación ha motivado que jugadores foráneos se tuvieran que quedar confinados en los pisos del club. Uno de ellos es el gaditano Juanito Bazo. Cumple la segunda temporada con la camiseta rojilla y junto con su pareja, Alejandra, intentan llevarlo de la mejor forma posible. Eso sí, sin olvidarse de la pelota, sobre lo que gira su vida.

"No te imaginas el mono que tengo de balón, pero qué le vamos hacer,  es lo que nos ha tocado y reconozco que al vivir con mi pareja se lleva bastante mejor". Pues aún quedan tres más: "Ya, ya. Se hace duro. Las dos primeras lo lleve bastante bien, pero quince días más y ahora otros quince... se hace muy largo. Aunque ya se esperaba y pienso que hasta que pase el puente de mayo será así".


"Aquí estamos para lo que haga falta"


Mientras, pasa los días con las buenas noticias de que sus familiares están todos bien, siguiendo a rajatabla las indicaciones de estar confinados y no salir de casa. "Nosotros lo tenemos claro y sólo salimos al súper una vez a la semana. De hecho llevo dos semanas sin salir y ni me planteé ir a Cádiz, ya que recomendaron no viajar y pensamos que es lo mejor para nosotros y nuestras familias".

Mientras mata el tiempo en casa y como buen gaditano, con gracejo. "Entrenando lo que nos mandó el preparador físico y además me bajo al portal y por las escaleras subo y bajo hasta el sexto haciendo diez sesiones y con público, el vecino del quinto saca a los niños a la puerta y me animan cuando paso".  Termina con un deseo y una acción solidaria. "Espero que la competición vuelva a reanudarse y estoy seguro que será más pronto o más tarde. Que termine esta pesadilla y que el maldito coronavirus no nos quite el sueño de jugar una promoción". Y también pide que se diga que "tanto yo como mi pareja estamos aquí para ayudar a quién lo necesite. De hecho, a nuestra vecina de enfrente que es mayor, viuda y vive sola, le vamos a la compra y de vez en cuando le damos conversación".


"Mi novia se quedó conmigo"


También en el Barco se encuentra el brasileño Caique. Compartía piso con Iñigo Pisón y Oli, pero "ellos decidieron irse al País Vasco y lo entiendo. Si yo estuviera a tres horas de casa también me hubiera ido". Aunque ese mismo fin de semana llegó a verle su novia Lucía, "y como surgió todo esto decidió quedarse para que no estuviera sólo. Se lo agradezco muchísimo. Estando solo esto se me haría mucho más difícil".

Llegó al Barco el 3 de enero y "ni en el peor de los sueños me imaginaba que podría pasar esto. Es algo impensable, pero debemos tener claro que lo primero es la salud y ahora mismo el fútbol es secundario". Tampoco tiene claro el futuro: "Me gustaría volver a jugar, pero no tengo nada claro lo que va suceder en el futuro".


"No sé si volveremos a jugar"


Antonio Segura fue el primer fichaje de esta temporada en el Barco. Natural de Murcia, reconoce que "cuando firmé sabía que estaba en Galicia, pero no sabía que era en Ourense ni cerca de Ponferrada. Ahora estoy muy a gusto". También se encuentra con su pareja y afirma que "no me parece que lleve tres semanas. Pero pensar que quedan otras tres se hace más largo". En clave de futuro piensa que "leo muchas cosas, pero como no mejore mucho pienso que no se va volver a jugar".


Segura no quiere saber nada de las redes sociales


En los tiempos que vivimos resulta un poco raro, pero Antonio Segura no quiere saber casi nada de los teléfonos móviles y mucho menos de las redes sociales. Lo tiene muy claro. Por eso hablar con él tiene más mérito, aunque es de ley reconocer que con el apoyo de Juanito Bazo y Caique fue un poco más fácil conseguirlo.

"A la gente le sorprende y más al ser joven, pero es verdad. Uso el teléfono para hablar con la familia y poco más. No tengo redes sociales y no me interesa la vida de la gente ni que tampoco conozcan la mía". Y todo por un motivo, "antes lo usaba más y a la noche me costaba mucho dormir. Fui al médico y me dijo que podía ser de eso. Lo deje hace tres años y ahora duermo mucho mejor".

oipyouyi