Galicia

No sin mi coche oficial

Galicia

Presidencia reconoce que le resulta imposible controlar el buen uso de los 405 vehículos que conforman el parque móvil de la Xunta y hay directores generales que se aprovechan de los entes paralelos para no tener compartir coche

No sin mi coche oficial

Eel parque móvil general de la Xunta de Galicia asciende a 405 vehículos, tras incorporar recientemente 25 coches eléctricos que serán destinados fundamentalmente a las notificaciones judiciales en zonas urbanas.
Tras una época en que la economía iba sobre ruedas, todo el mundo en la administración quiso subirse al coche oficial. Ahora lo difícil es tener que bajarse tras haber gripado el motor económico. A principios de diciembre de 2011 , el Gobierno gallego decidió tras un Consello de la Xunta retirar la exclusividad ha anunciado hoy que retirará la exclusividad del coche oficial al 90% de sus altos cargos, con lo que se pasó de 160 vehículos y conductores a tan solo 16, el propio presidente gallego, los diez conselleiros, ahora ocho, y los cinco delegados territoriales. A los directores xerales se les obligó a compartir vehículo en lo que se llamó 'coche patera', con un mínimo de tres altos cargos en cada viaje. José María Barreiro, director xeral de Función Pública, es uno de los que cada día acude a Santiago con otros tres compañeros. 'Tienes que rellenar un parte de incidencias, pero me parece que la medida es positiva para contribuir al ahorro en esta época complicada', afirma.

Un año después de la medida restrictiva, en diciembre de 2012,L a Xunta de Persoal de Servizos Centrais da Xunta de Galicia, organismo que engloba a las centrales sindicales CSIF, CIG, UGT y CC OO, denunció ante el vicepresidente y conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, el mal uso de los coches oficiales que realizan miembros del Ejecutivo gallego, prácticas que fueron calificadas de 'anacrónicas' y de 'malversación de fondos públicos que deben ser suprimidas e condenadas', según un documento al que tuvo acceso este periódico.

Tras investigar a las personas denunciadas por las fuerzas sindicales, la Consellería de Presidencia que dirige Alfonso Rueda, concluyó que en los casos advertidos 'no habían incurrido en mal uso del vehículo oficial', afirman fuentes de la consellería. 'Nosotros queremos ser tajantes. Sólo el presidente, los conselleiros y los delegados territoriales disponen de coche oficial y de chófer exclusivo, aunque con un parque móvil tan grande es imposible controlar que cada uso sea el adecuado. Eso sí, en caso de que detectemos una irregularidad, la consellería actuará con contundencia'

La administración autonómica es gigantesca y algún director xeral se aprovecha del cargo en un ente paralelo para seguir disponiendo de coche oficial exclusivo en vez de compartir vehículo con el resto de altos cargos, según denuncian fuerzas sindicales. 'Y ojo, es una trampa pero no quiere decir que estén incumpliendo la norma', añade la misma fuente.

Por poner un ejemplo, Antonio Crespo Iglesias, director xeral de Desenvolvemento rural y hermano del actual alcalde de Lalín, Xosé Crespo, tendría que desplazarse en el coche patera con otros dos compañeros según se aprobó en diciembre de 2011 en el Consello de la Xunta. Pero Antonio Crespo también dirige la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader) y dispone de 'dos vehículos que utiliza según estima conveniente', afirman fuentes sindicales. 'Cuenta con un Peugeot 406 y un Opel Vectra, además de dos chóferes, y así puede eludir la restricción impuesta por la Consellería de Presidencia', añade un responsable de una fuerza sindical. 'Claro que siempre puede argumentar que su uso es por dirigir Agader y no por ser director xeral de Desenvolvemento Rural', insiste.

El gabinete de Alfonso Rueda afirma que el 'ahorro conseguido gracias al Plan de Reestruturación do Parque Móbil da Xunta en la pasada lexislatura es de más de cinco millones de euros'. Durante la campaña que lo catapultó al Gobierno, Alberto Núñez Feijóo apuntó al gasto en coches del Gobierno bipartito y sobre todo por el coste del coche blindado en el que se desplazaba el expresidente Emilio Pérez Touriño. Una vez en el poder, y tras cambiar los Audi por Citroën, el Gobierno de Feijóo también sufrió las denuncias del PSdeG por el mal uso de los coches oficiales por medio centenar de altos cargos. 'Siempre puede haber a alguno que se le vaya la cabeza, pero no es lo habitual', se disculpa Presidencia. Muchos directores xerales comparten coche, mientras hay organismos como la dirección de la CRTVG o incluso la propia Real Academia que cuentan con coche y conductor.