La Revista

Destinos naturales

La Revista

Destinos naturales

Cuando pase la pandemia, las ganas de viajar seguirán ahí. Son muchos los europeos que se decantan por paisajes solitarios, donde encontrarse con la naturaleza. algunos de los más impactantes están en españa

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus pasará y entonces será el momento de recuperar el tiempo perdido y volver a viajar libremente. Según una encuesta de jetcost.es hay un considerable número, en torno al 27%, que siente el deseo de encontrar espacios libres, naturaleza en estado puro, horizontes abiertos que les hagan olvidar las paredes de sus casas. También eligen esto, seguramente, porque prefieren evitar las multitudes, los grupos de gente que durante semanas han estado esquivando. Algunos de ellos son:

- Timanfaya (Lanzarote, España). Si no fuera por el intenso color azul del cielo y porque con suerte puede adivinarse el mar abajo, la vista de Timanfaya, con su abanico de tonos rojos, marrones y hasta el negro de las cenizas, podrían pasar por paisajes del planeta Marte. Soledad absoluta. Los volcanes y campos de lavas vírgenes de este parque nacional de 5.000 hectáreas situado junto a la costa occidental de la isla de Lanzarote constituyen uno de los espectáculos visuales más pintorescos de las Islas Canarias. Inalterada por la mano humana, ni la vegetación ni el clima han tenido tiempo de modificar la belleza pura de esta tierra roja y azabache incluida en una Reserva de la Biosfera de la Unesco.

- A un paso de Madrid. El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, a unos 50 kilómetros de Madrid y ocupando una parte de la provincia de Segovia, es un privilegiado refugio de biodiversidad. Gracias a las condiciones de la Sierra, más fresca y húmeda, y su menor transformación por la actividad humana, han permitido la formación de circos y lagunas glaciares y sus roquedos graníticos; entre sus paisajes vegetales, los ecosistemas de alta montaña y los extensos pinares de pino albar. El pico de Peñalara es la cima de mayor altitud de la cadena montañosa que lo conforma. También destacan el Puerto de Navafría, las sierras de la Morcuera y de los Siete Picos. 

- El Etna (Sicilia, Italia). Siglos y siglos de erupciones han modificado el paisaje circundante, transformando la flora y la fauna mediterránea típica de Sicilia en un evocador ambiente casi lunar que ha dado lugar al Parque Natural del Etna, que tanto el parque como el mismo volcán se pueden visitar gracias a numerosos senderos naturales, abiertos a todos. Un paisaje vasto y variado que va desde la franja costera que se asoma a las aguas del Jonio, hasta los vastos campos sembrados de cítricos y viñedos, desde los densos bosques de castaños y robles hasta la naturaleza más yerma y casi lunar a medida que nos acercamos a la cima del Etna. Desde allí se disfruta de un espectacular panorama de Sicilia, hasta la isla de Malta. De noche, cuando el volcán está en erupción, la vista del Etna es todo un espectáculo: el impresionante río de lava que discurre lentamente a lo largo de las paredes del monte y los chorros que saltan iluminando el cielo son una visión única que no hay que perderse.

- Azores (Portugal), nueve islas, 60 senderos tranquilos. Tanto si se es un amante de los paseos tranquilos como un adicto a la adrenalina, las Azores cuentan con más de 60 recorridos pedestres totalmente acondicionados para pasear con total seguridad, mientras se descubren paisajes únicos entre caminos totalmente rodeados por la naturaleza. Divididos en tres niveles de dificultad, la red de recorridos pedestres se adapta a las distintas edades y niveles de preparación física. Muchos de los senderos catalogados aprovechan caminos que los habitantes de estas islas han utilizado durante siglos para sus desplazamientos diarios, para el transporte de mercancías o para el tránsito de ganado. En la actualidad, los turistas aprovechan esta sabiduría ancestral para atajar distancias con el fin de conocer diferentes ángulos y detalles de los tesoros paisajísticos del archipiélago, ya que conectan casi todos los rincones de cada una de las islas.