+ Motor

"Pichi" Sierra, pasión por los clásicos

+ Motor

"Pichi" Sierra, pasión por los clásicos

"Pichi" Sierra, un enamorado de los clásicos e históricos, por sus diseños, prestaciones y sus estilos de conducción.
photo_camera "Pichi" Sierra, un enamorado de los clásicos e históricos, por sus diseños, prestaciones y sus estilos de conducción.
Gaspar organizó el primer Rallye de Ourense de Clásicos -prueba de éxito a nivel nacional- y es además piloto y patrocinador de la prueba de asfalto ourensana con las ruedas de afilar, trofeos realizados en su joyería 

Gaspar Sierra Osorio, "Pichi", segunda generación de joyeros de la conocida joyería Sierra, establecidos desde 1958 en la calle del Paseo, ha tenido desde muy joven una intensa participación en el mundo del automovilismo deportivo de la provincia, por una parte como participante en diferentes pruebas de históricos, clásicos o del Campeonato de España de Rallyes de Tierra, como colaborador, en la organización de Rallye de Ourense durante varios años, asumiendo la complicada misión de Jefe de Prensa. "Pichi" además ha sido el "alma mater" del Rallye de Ourense de Clásicos, prueba de la que durante veinte años, fue el organizador, llegando a ser unas de las mas emblemáticas, mejor valoradas y atractivas del calendario a nivel nacional de la especialidad, tanto por el público como por los participantes. 

En la actualidad, se ha convertido en un empedernido viajero por toda Europa, en compañía de varios matrimonios ourensanos, también aficionados como él y su esposa, visitando los principales museos dedicados al automóvil, como el Museo Ferrari, el Alfa Romeo, Porsche, Mercedes-Benz Museum, el Mille Miglia o el Museo Nazionale dell’Automobile de Torino, entre otros. 

Estos viajes los compagina con el mantenimiento y preparación de sus diferentes vehículos, entre los que se encuentran dos Porsche, un 911 del año 72 y un 944, así como un Mini Cooper del 70 y un Volkswagen Karmann Ghia, del año 70.

¿Cuál es el vehículo de competición  del que guardas mejor recuerdo?

Sin duda el Porsche, un 3.2 con el que hicimos un Portugal de Históricos. En el tramo del circuito de Estoril, la potencia y aceleración que tenía era bestial, hasta el punto que te embutía el cuerpo y la cabeza contra el baquet. Otro de los vehículos que me sorprendió, fue el Golf con el que corrí varios rallyes, un coche que tenia doscientos y pico caballos y al que no fui capaz de  conocer su limite. Era un coche muy costoso de mantener, ya que tenía un límite de kilómetros muy pequeño de uso del turbo, por lo que si entrenábamos con el, el turbo había que cambiarlo para correr el rallye, lo que suponía unas 500.000 pesetas de la época y yo era un asalariado.

¿Echas de menos el correr?

Si, por supuesto. En estos momentos estamos preparando un Renault 11 Turbo, de la primera serie, para correr de copiloto con mi hijo, alguna prueba de regularidad sport en Portugal o un Costa Brava en Cataluña. Este un coche que se presta para correr por su "patada" de su turbo y por su conducción, que creo que podremos pasarlo muy bien, porque además de matar el gusanillo, disfrutas de pasar y ver sitios, que de otra manera no conoceríamos.

¿Con qué te mueves en el día a día?

A diario para moverme por la ciudad, utilizo un Citroen C1 con 14 años, cómodo y fácil de aparcar, mientras que para realizar un viaje, utilizo un Renault Laguna, que también tiene sus años, pero se llevan mejor los kilómetros.  Los fines de semana o cuando tengo un poco de mono de conducir, me doy un paseo con un Toyota Corolla, de la edición especial del año 99 que saco la marca cuando Carlos Saínz y Molla, corrían con el.

¿Qué anécdota tiene automovilística que nos puedas contar?

No sé si como anécdota o no, mi hija mayor trabaja y vive en Barcelona, el año pasado nos fuimos de Ourense hasta Barcelona, sin pisar ninguna autovía o autopista. Un viaje sensacional, por carretera sin apenas tráfico y a una velocidad baja, que te permite descubrir pueblos y lugares fantásticos.

¿Qué coche actual te gustaría comprarte? ¿Eléctrico?

Lo mío son por ahora los clásicos, la automoción y la movilidad están cambiando muy deprisa, no me planteo el comprar un coche ni nuevo, ni eléctrico, por el momento. Estoy más a favor de la posición de utilizar un vehículo sin necesidad de comprarlo, con el gasto de la adquisición, impuesto y mantenimiento que acarrea, pudiendo alquilar uno para un desplazamiento, por horas o días, de la amplia oferta que ofrecen muchas empresas de carsharing.