La Región

SALUD

Manoli Alonso: "Todavía hay mucha solidaridad en la gente"

La madre de Noa, la niña verinesa con diabetes, recibió emocionada un monitorizador de glucosa
Noa y su madre junto al sistema de monitorización de glucosa.
Noa y su madre junto al sistema de monitorización de glucosa.
Manoli Alonso: "Todavía hay mucha solidaridad en la gente"

La familia de la pequeña Noa, una niña verinesa de tres años que padece una diabetes infantil de tipo uno, respira, desde este lunes, un poco más tranquila. Y es que un sistema de monitorización de glucosa Dexcom y un receptor permitirán tener su enfermedad controlada en todo momento. 

La Fundación Amigos de Galicia, en colaboración con el Banco Farmacéutico de Galicia y la Asociación de Nenas, Nenos e Xente Nova con Diabetes de Galicia -Anedia-, consiguió reunir, en los últimos cuatro meses, 12.184.200 unidades de tapones de plástico con las que costeó los 3.197 euros que costó el dispositivo.

"Todavía hay mucha solidaridad en la gente"

El Monitor Continuo de Glucosa Dexcom es un sistema que se usa para medir los niveles de glucosa en tiempo real, tanto de día como de noche. A partir de ahora, la familia de Noa recibirá una alerta en su teléfono móvil cada vez que la niña tenga riesgo de sufrir una hipoglucemia. "Estoy muy emocionada. Esto supone para nosotros una ayuda muy grande y quiero dar las gracias a todas las personas que se volcaron con nuestra pequeña. Todavía hay mucha solidaridad en la gente", manifestó Manoli Alonso, madre de Noa, antes de que tuviera lugar el acto de recepción de este dispositivo en el Concello de Verín. "Ahora el sistema mandará las glucemias a una nube, y de ahí al teléfono. En el cole podré estar viendo cómo se encuentra", añade. 

Hasta el momento, la pequeña Noa tenía que sufrir, al menos, seis  pinchazos al día para que un glucómetro pudiese determinar su estado de salud. "Cada vez que se ponía insulina siempre había que mirarla y, después, dependiendo si la niña estaba en una híper o hipoglucemia pues en muchas más ocasiones", explica Manoli. "Ahora, gracias a este sistema, se evitarán los pinchazos, porque irá todo monitorizado y nos envíará la información estemos donde estemos", añade. Este sistema de monitorización tendrá una durabilidad de un año.

"Dependemos de la buena voluntad de los profesores cuando no estamos con ella, de que la controlen, le den una galleta o un trago de zumo, o nos llamen para ponerle insulina si es necesario", puntualizó Manoli. "Tiene que estar muy controlada para que no le dé un coma diabético. Con el monitorizador, tanto nosotros, como los profesores, vamos a notar cómo está", añade.


"Que el de Noa sea el último caso"


Según explicó el director general de la Fundación Amigos de Galicia, Jesús Busto Peteiro, "la administración pública de Galicia no subvenciona el Sistema de Monitorización de Glucosa para los menores diabéticos de cero a cuatro años, teniendo que ser la familia la que se haga cargo de esta tecnología de coste elevado y que no está al alcance de todos". En este sentido, y según datos de la Fundación, se estima que hay en la comunidad gallega unos 20 menores de esa edad en esta situación -y 1.000 con diabetes-. Paula Chapela, del Banco Farmacéutico, se puso a disposición de estas familias. En la misma línea, Agustina Luis, de Anedia, manifestó que "contamos con que sea el último caso de una menor de cuatro años con diabetes de tipo uno que no disponga de un sistema de monitorización de glucosa". Desde el Servizo Galego de Saúde recordaron que sí se están prescribiendo y distribuyendo monitores de glucosa para la población comprendida entre los 4 y los 17 años, y para mujeres que, estando diagnosticadas de diabetes de tipo uno, están embarazadas -en total se estarían beneficiando unas 800 personas-. Este sistema no estaría indicado, según el Sergas, para Noa, que entraría en los casos "muy puntuales".