Ourense

El carril de la N-120 continuará cerrado hasta el mes de enero

Ourense

TRÁFICO

El carril de la N-120 continuará cerrado hasta el mes de enero

Trabajos en la N-120 y los atascos que se producen por el corte de uno de los carriles.
photo_cameraTrabajos en la N-120 y los atascos que se producen por el corte de uno de los carriles.
Una excavadora seguía este martes removiendo tierra, 32 días después de registrarse el desprendimiento

La carretera N-120 (Vigo-Ourense-Logroño) no recuperará el carril cortado a la altura de Velle a causa de un desprendimiento de piedras y tierra al menos hasta el próximo mes de enero. El Ministerio de Fomento aún no tiene fecha concreta para finalizar los trabajados de sujeción de la ladera, que cedió tras reblandecer el terreno por la lluvia.

El desprendimiento se registró el pasado 7 de noviembre, obligando a cortar el vial a la circulación. Fomento abrió el pasado día 29 un carril, por el que deben circular los conductores de forma alternativa, lo que provoca retenciones a diario. El pasado domingo, coincidiendo con el regreso del Puente de la Constitución, se registraron hasta siete kilómetros.

José Antonio García circulaba este lunes en dirección a la ciudad desde Monforte y optó por estacionar su furgón en un área de descanso que hay a escasa distancia del  semáforo portátil que regula la circulación en el carril cortado.  "Soy usuario habitual de la carretera desde hace años y no recuerdo un invierno en que no fuera cortado un carril a causa de un desprendimiento. Si no es en un punto es en otro", aseguraba, lamentando el mal estado de conservación de la calzada.

Varias señales informan de las obras y de retenciones de coches. Junto al semáforo esperaban 15 conductores a que la luz se pusiera en verde para cruzar por la zona de obras. "Os mediodías e pola noite sempre hai caravana, porque esta estrada ten moito tráfico", apunta un conductor.

El punto justo en que se produjo el desprendimiento está delimitado con grandes vallas de hierro, pero los trabajos abarcan un tramo más amplio, de unos 200 metros.  Según Fomento, además del punto en el que se registró el desprendimiento, se está actuando para  consolidar buena parte de la ladera ante el riesgo que presentaba de más caídas de piedra y tierra hacia la calzada.

En el Ministerio aseguran ser conscientes de las retenciones de coches e incomodidades que generan las obras, pero recuerdan que se está trabajando con la máxima celeridad y para garantizar la seguridad de los conductores.

Tras las vallas que delimitan los trabajos, dos excavadoras continuaban este lunes moviendo tierra, que acumulaban sobre el carril cortado con el objetivo de cargarla en un camión.

Una vez limpiada todos los áridos (tierra, piedras y resto de árboles y maleza), el proyecto contempla sellar el terreno con hormigón. También está previsto, según Fomento, instalar un muro de mampostería con valla metálica a lo largo de la cuneta. 


Ruta alternativa por Nogueira para eludir la retención


El corte de la carretera N-120 durante 20 días obligó a establecer rutas alternativas por Vilamarín y los municipios de Nogueira de Ramuín y Pereiro de Aguiar. Fomento retiró el pasado día 29 la señalización de las rutas alternativas una vez que fue abierto un carril a la circulación. Sin embargo, los conductores continúan utilizando al menos una de ellas, la que discurre por Nogueira de Ramuín, para eludir las retenciones, sobre todo durante los fines de semana. "Dende que cortaron a estrada, polo  pobo pasan moitos máis coches", explicaba un vecino de Melias. Los conductores utilizan un viejo trazado de otra carretera queda acceso a los residentes en la zona. n