Ourense

La comisión de Correos: el billete de tren sube un 5%

Ourense

La comisión de Correos: el billete de tren sube un 5%

La estación de Ribadavia permanece cerrada "hasta nuevo aviso". //O.Pinal
photo_cameraLa estación de Ribadavia permanece cerrada "hasta nuevo aviso". //O.Pinal
Habilitada como alternativa tras el cierre de estaciones en el rural, encarece todavía más el viaje

La entrada de 2020 ha supuesto el fin de la venta presencial de billetes de tren en ocho estaciones de Galicia, entre ellas las de Ribadavia y O Carballiño. Una empresa pública, Adif, ha dejado este servicio a otra pública, Renfe, que suple la carencia de venta física con máquinas autoventa, la compra en su web, en la aplicación móvil, mediante atención telefónica o a través del interventor a bordo.


Como novedad, Correos, otra empresa pública , surge como punto de adquisición de billetes presencial, único al margen del mundo online. Y ahí, llega la sorpresa con la que se están topando muchos usuarios Mientras las máquinas de autoventa no se instalan –la estación da actualmente una sensación de total abandono–, la alternativa, ofrecida por Correos, supone un coste adicional, al que se añade el alza de un 1% de los precios en 2020.  Y es que la compra del billete en Correos supone un coste mayor, dado que la empresa se adjudica una comisión del 5%. Por lo tanto, un billete en venta entre Ourense y Ribadavia cuesta 3,30 euros en Renfe, mientras que en el operador de mensajería  supone 21 céntimos más.


Además, en el caso de la capital de O Ribeiro se suman otras dificultades, porque no cuentan con las citadas máquinas autoventa, que Renfe pone como solución, en unas instalaciones que se encuentran cerradas "hasta nuevo aviso", como recita un cartel informativo. 

"Hai cinco anos que aquí non hai ninguén" (Andrea Travieso, usuaria del tren regional entre Ourense y Ribadavia.    )


Aunque estas medidas se hayan tomado en el inicio del 2020, los usuarios de la estación de Ribadavia dicen estar ya sin un servicio presencial de forma regular desde "hai anos". "Eu levo sen poder comprar un billete na estación dende hai cinco anos ou máis, porque xa fai tempo que ningunha persoa traballa alí", explica Andrea Travieso, usuaria.


La peor parte afecta a las personas mayores, que tienen dificultades para disponer de la aplicación de Renfe o a la entrada en su web. "Eu pedireillo ao interventor ou que me consiga meu fillo o billete, doutra maneira non sei", cuenta Rosa Fernández. Estas personas son las que se ven más afectadas por el cese de la venta presencial. "Ningúen atende a estación e algún usuario, moitas veces xente maior, de noite non sabe se vai vir o tren ou non porque non hai persoas para informar", resalta Manuel Vázquez, taxista y concejal del PSOE en la villa.


La falta de una pantalla que informe de los horarios y de los retrasos es una de las quejas de Travieso, a las que se le suma otra tan simple como la de no disponer de aseos: "Non podes entrar ao baño porque están pechados, tes que esperar ao tren no andén e non tes nin unha pantalla que diga se vén en hora ou non". 

El tarifazo de correos
Correos es la posibilidad de compra presencial en lugares como Ribadavia y O Carballiño. Una comisión del 5% encarece todavía más el billete de tren.