Ourense

El corte de la N-120 complica aún más la comunicación de Ourense con Valdeorras

Ourense

infraestructuras

El corte de la N-120 complica aún más la comunicación de Ourense con Valdeorras

Confían en la "celeridad" para abrir al menos un carril pese a los desprendimientos, ya que la alternativa tiene tramos peligrosos

El cierre de la N-120, principal vía de comunicación entre la comarca de Valdeorras y la ciudad, por los continuos desprendimientos en la zona –solo el año pasado se contabilizaron 13– causan inconvenientes en las comunicaciones de Ourense, especialmente con la zona más oriental, que sufre ya de por sí una discriminación histórica en materia de comunicaciones. El cierre, previsto inicialmente solo el fin de semana, sigue demorándose sin fecha de reapertura al tráfico y preocupa la capacidad de absorción de tráfico de las alternativas.

"Por H o por B, Valdeorras parece cada vez más lejos de Ourense", recordaba este martes el alcalde de O Barco, Alfredo García, que se limitaba a pedir "prioridad absoluta" para que no se demore mucho más el cierre de la nacional, que obliga a desviar el tráfico de turismos por la N-120a –que lejos de ser una nacional, es más bien una comarcal– y que no tiene capacidad de absorber tanto tráfico. El regidor de O Barco, siempre reivindicativo con las infraestructuras, reconoce que este caso es un "accidente", por lo que en este caso cree que es mejor ser prudente y desear eleridad. "Al ser una nacional, a nadie interesa que esté así, por lo que seguro que estarán trabajando lo más rápido posible para abrir, al menos, un carril".


El tramo  de la N-120 vieja "non está preparado" 


La alternativa para los coches, a través de la comarcal por Velle y Vilariño no convence a los usuarios. "Non está preparado para soportar esta carga de tráfico. Ten un escaso mantemento", señala uno de los vecinos. Hay tres puentes de paso preferente que complican la ciculación –Quintela de Velle, Ouriz e Nespereira– . "Dous furgóns case non pasan", indican, advirtiendo del riesgo.


Problemas de señalización


El fin de semana algunos conductores se toparon con circulación de vehículos pesados por el tramo Velle-Vilariño-Melias, debido a los problemas de señalización, que ya fueron subsanados, y que ahora especifican de forma clara el desvío: los turismos a través de Velle –conocida como la comarcal 546– y los camiones hacia la carretera de Santiago y la N-540, hasta Chantada. 

La zona donde se ha producido este último desprendimiento –a la altura de Velle– no es la misma que afectó el año pasado en el límite de los concellos de Pereiro y Nogueira, y que cuya solución fue la colocación de vallas, que se está aplicando ahora también. El Ministerio de Fomento ha optado por esta vía y por colocar redes en los puntos donde más caída de rocas se ha producido en los últimos años.  Ahora, a la altura de Velle, los operarios trabajan en la estabilización del talud, y no reabrirán hasta que haya completa seguridad. 

Los conductores viven apesadumbrados por las continuas caídas de piedras en la vía. Y la alternativa, la carretera vieja, no parece mucho más seguro. De hecho, el Concello de Pereiro de Aguiar acaba de pedir la transferencia de su titularidad al paso por los núcleos de Melias y Vilariño al considerar que no se utilizar para ella la normativa urbanística de una nacional, porque no lo es. 


Los camiones, los más afectados, con Chantada o Trives como variantes


El tráfico pesado de camiones es el que mayor afectación tiene por los sucesivos cortes de la N-120. Ahora, los vehículos son desviados por Chantada para ir a Monforte o Lugo. "De momento non recibimos queixa, pero a afectación pode ser grande", afirma Alberto Vila, secretario de Apetamcor (Asociación Empresarial del Transporte de Mercancías). Sí ven viable la ruta por Chantada para los que van hacia Lugo, "pero os que van a Valdeorras optarán por ir por Trives se está pechada". La N-120 es las principal vía de comunicación con el sur de Lugo y con la parte nororiental de Ourense. 


Cortes desde este martes en Valdeorras para el asfaltado de algunos tramos deteriorados


Los cortes en la N-120 serán una constante de aquí a final de año. Al corte propiciado por el peligro para la seguridad vial, algo que se una constante desde que se abrió esta carretera en 1993, se suman ahora los cortes que se irán realizando por el parcheo de diversos tramos en la comarca de Valdeorras, que ya estaban este martes en marcha en A Rúa. Las obras de asfaltado se acometerán desde la entrada en la provincia de Ourense por A Rúa hasta e Rubiá. En principio, no habrá cortes totales de la nacional en estos puntos, sino que siempre se habilitará un carril, lo que podría causar algún inconveniente.

Más en Ourense