Ourense

Leyendas de Ourense | El nigromante que acabó siendo abad en Oseira tras jugar con los muertos

Ourense

Leyendas de Ourense

Leyendas de Ourense | El nigromante que acabó siendo abad en Oseira tras jugar con los muertos

Tratar con las almas de los fallecidos no suele conducir a nada bueno: dice la leyenda que así lo experimentó en primera persona un futuro prior del monasterio trapense.

Abad Oseira leyenda nigromante guillermo altarriba

Cuenta la leyenda que, mucho antes de ser prior y vivir una vida recta y religiosa en el monasterio de Oseira, el abad Don Lorenzo era un chaval lleno de energía, con ganas de comerse el mundo a bocados… y con una afición poco habitual: disfrutaba investigando formas de invocar los espíritus de los muertos. El objetivo de este hobby tan particular -que los autores medievales llamaban nigromancia y relacionaban con llamar a las puertas de Satanás- era adivinar el futuro por boca de los difuntos.

Según dicen, Lorenzo y un amigo suyo -ambos estudiantes en Toledo- llegaron a la nigromancia tras pasar por todos los vicios previos. Escondidos en cámaras profundas de piedra fría, buscaban la manera de arrancar a los muertos de su sueño y traerlos al mundo de los vivos. Un día, sin embargo, el compañero sin nombre cayó gravemente enfermo, y en medio de las fiebres repasó su vida y -cristiano, pese a todo- se dio cuenta de que no iba a tocar las puertas del Cielo.

Lorenzo, que en ese momento se vio a sí mismo al borde del precipicio, hizo prometer a su amigo que volvería a visitarle y le contaría qué hay más allá del velo. Poco después, ocurrió lo que tenía que ocurrir. El futuro abad -y ya no tan convencido nigromante- se quedó en un estado de angustia, y comenzó a rezar salmos por el alma de su compañero. Día sí y día también, hasta que un día, sentado en un banco frente a una imagen de la Virgen, le pareció escuchar un gemido.

Inquieto, se revolvió en el asiento; los labios se le movían solos, balbuceando los versículos bíblicos casi como un acto reflejo. Otro gemido. Se levantó, y miró a su alrededor: de repente hacía frío, ¿o era un calor intenso? Volvió su mirada hacia la Virgen de madera, pero la talla había caído al suelo. En su lugar, el aire vibraba, como incómodo por ocupar un lugar que no le era natural.

Lorenzo entrecerró los ojos y le vio: desnudo y con los ojos desencajados, flotaba en el aire su compañero. Atemorizado, el joven se dispuso a salir corriendo de la iglesia, pero el espectro alzó un brazo, invitándole a acercarse. “Ven, Lorenzo, extiende tu mano”, creyó escuchar. Al hacerlo, una gota de sudor resbaló por la piel del fantasma y cayó sobre la palma abierta de Lorenzo. 

Lo que pasó a continuación no lo sabría explicar hasta al cabo de mucho tiempo, y aún entonces solo acertaría a describirlo a fogonazos. Hubo un dolor intenso, como si un hierro al rojo vivo le atravesase el músculo. Hubo gritos, chirridos y aleteos. Un penetrante olor a azufre y carroña, y una sensación de inmensa soledad. Una puerta que se cerraba a toda velocidad: el golpe contra el quicio le hizo volver a la realidad, al suelo de piedra, a la tenue luz de la capilla.

“Lo que tú has sentido durante un instante, yo lo sufro por toda la eternidad, Lorenzo”. El espectro no había movido la boca, pero las palabras llegaron prístinas al joven aterrorizado. Dicen que poco después, Lorenzo abandonó Toledo y buscó refugio espiritual en el Císter. Allí hizo mucho bien, y aún hoy es recordado en los anales de la orden monacal, pero esos textos no recogen la verdad: que una gota de sudor mostró a Lorenzo el infierno, y que desde entonces tuvo claro hacia dónde quería llevar su vida.


FUENTES // Para escribir esta leyenda, nos hemos basado en la biografía de Lorenzo de Oseira recogida en el portal de la Real Academia de la Historia; en la publicación “Dom Lorenzo, abad de Osera y Claraval”, escrita por Fray Mª Damián Yañez Neira, en el relato de Antonio Ceniza y en la investigación "Mas querìa yr perdersse o la uentura mudar: curiosidad intelectual y peregrinaje en el Libro De Apolonio”, de Fernando Riva.