Ourense

Coronavirus en Ourense: Mi mundo entre cuatro paredes

Ourense

CRÓNICA

Coronavirus en Ourense: Mi mundo entre cuatro paredes

Martín Lamelas, futbolista del Ourense CF.
photo_camera Martín Lamelas, futbolista del Ourense CF.
La cuarentena en el hogar continúa también para rostros conocidos de la sociedad ourensana, que buscan la mejor manera de aprovechar el tiempo entre la preocupación laboral y el uso de la conexiones digitales.

Nadie dijo que iba a ser fácil. Tampoco que iba a ser breve. El periodo de cuarentena obligada en el hogar avanza hacia el primer plazo de 15 días. A muchos les ha supuesto trastocar su día a día laboral, para otros un perjuicio económico considerable. Para anónimos y también para rostros conocidos de la sociedad ourensana, Pero todos coinciden en poner la salud primero. Es lo que toca. Un mundo entre cuatro paredes que tiene como aliados a los libros, la familia, la conexión a internet y las redes sociales. 

Manuel Araújo vio como, recientemente, se aplazaba la ICC Week, proyecto en el que tiene un papel clave desde la organización. Técnico de juventud y promotor está volviendo al "origen" durante este tiempo de cuarentena. "Soy una persona bastante positiva. Ya desde el viernes me dieron la opción de trabajar desde casa, cuidando a mi pequeña mientras mi mujer tenía que trabajar. Conciliar. Poder estar todo el día con la familia lo tenía hasta olvidado. Leer, cumplir con trabajo atrasado, música... Recuperando algo como el tiempo en familia que es maravilloso", apunta. "Hay que atender a las recomendaciones. Sin experimentos. Que es lo más prudente. Toca más que nunca ser seres humanos", lanza Araújo.

2020031522491099600

Ejercicio improvisado

En el caso de Martín Lamelas, jugador del Ourense CF, su viaje a Madrid fue de los últimos que se pudieron realizar. El futbolista estuvo en la capital los pasados martes y miércoles para disputar la fase final de la Copa de las Regiones UEFA, donde venció con Galicia. "Estuvimos en La Rozas. Apenas salí del hotel. El primer partido fue a puerta abierta y el segundo ya se disputó a puerta cerrada. El presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, vino a transmitir tranquilidad".

lamelas2_resultado

Ahora no queda otra que dejar el balón aparcado, aunque con la esperanza de volver lo antes posible. "Desde el club nos preguntaron qué materiales teníamos cada uno en casa y, con eso, el preparador físico nos adaptará un plan específico para no perder de todo la forma", señala Lamelas.

Entre cuatro paredes está el actor y profesor Fernando Dacosta. Y la tranquilidad social que cumple a rajatabla contrasta con el nerviosismo por su sustento. "No primeiro nivel, hai que cumprir coas recomendaciones das autoridades. Saben máis que nos e hai que cumplir. Ser conscientes e responsables. Por outro lado, a nivel profesional, a preocupación. No noso oficio caen as cousas como unha cascada. Por exemplo, dende a Aula de Teatro Universitaria estrenábamos precisamente esta semana en Eibar. Con Sarabela tamén están caendo. E tamén preocupado pola Miteu. É probable que teña que ser aprazada. A nivel profesor, pois ahí estou en contacto, mandando traballo semanal. E logo, cando isto pase, haberá que preguntarnos como sucedeu", analiza el intérprete ourensano.

dacosta1_resultado

Una relación con su alumnado que también ocupa a Afonso Vázquez-Monxardín estos días. El catedrático y académico ourensano trata de acostumbrarse a la nueva rutina. "Viviendo los primeros un poco despistado. Sin saber bien como organizarse. Pero con calma, tranquilidad y usando las herramientas importantes que tenemos a nuestra disposición. En la relación con mis alumnos, mandando contenidos y encargando trabajos concretos. En las situaciones de crisis siempre sale la luz", afirma.

monxardin2_resultado

Vázquez-Monxadín cree que la sociedad está cumpliendo y cambiando el cara a cara por el boca-oído. "Todos están siguiendo las  instrucciones, no se ve a casi nadie por la calle. Veo una sociedad madura y que cumple. Tengo una hija que está en Santiago y otra en Berlín y estamos estos días más en contacto que habitualmente. El sábado me llegó una notificación de mi compañía telefónica pidiendo que usara el fijo porque la red móvil estaba saturada. A ver si pasan 'as correntes apestadas que outras virán', que decía Rosalía".

Lo personal y lo laboral

En el caso de Santiago Leyes su oficio es pieza fundamental en la lucha contra el coronavirus. Desde la presidencia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ourense, combina días intensos en lo laboral con las recomendaciones en lo personal. "Se está comportando la gente muy bien. Estamos pendientes de como coordinar para que el trabajo sea mejor. Aprender a trabajar en esta situación, que es nueva para todos. En casa, lavarse las manos, limpiar las superficies que son de uso común como pomos, puertas, baños..." A nivel profesional, como  presidente del COFO ejerciendo, y en la farmacia trabajando por turnos para no coincidir y evitar riesgos. En ese contexto, si se produce un positivo y afecta un turno, el otro cubre", explica Leyes.

Ourense 11/9/19
Entrevista al nuevo presidente del colegio de farmacéuticos Santiago Leyes Vence

Fotos martiño Pinal

Con ADN ourensano pero residencia en Madrid, Laura Opazo, trabajadora en el sector de la moda como freelance (TV y radio), intenta no parar. Actividad continua en casa que no es nueva para ella. "Llevo seis años teniendo un volumen de trabajo muy grande desde casa. Para mi no hubo un cambio sustancial en este aspecto. Los proyectos de televisión se han aplazado y las colaboraciones de radio las hago vía teléfono. En lo personal, leer, hacer cursos online, adelantar trabajos y ahora empezar a hacer deporte en casa. Además de ordenar mucho. Incluso me he encontrado un billete de 50 euros de tanto ordenar. Lo gastaré para celebrar todo cuando esto acabe", destaca.Pero Opazo no es ajena a la realidad madrileña. "Solo noté esta sensación de sobrecogimiento el 11-M. Madrid es energía. Y ahora no la tiene. Pienso sobre todo en los que no tienen casa. Ellos sí que estarán mal".

Ejemplos de vida en cuarentena. El virus no entiende de profesiones ni ciudades. La lucha sigue.