La Región

SUCESO

Una octogenaria se zafa de un agresor mordiéndole la lengua

El inculpado, novio de la hija, quedó en libertad pero con la prohibición de acercarse a la víctima

Una octogenaria se zafa de un agresor mordiéndole la lengua

Una vecina de la ciudad de 83 años está convencida que José Ramón F.S., de 45 años, intentó violarla y que fue su firme resistencia la que evitó la consumación del delito sexual. De hecho, el supuesto agresor huyó de la vivienda de la denunciante, en donde ocurrieron los hechos, porque le dio un fuerte mordisco en la lengua cuando trataba de besarla en la boca. Según su versión, también hubo patadas.

José Ramón F.S. fue detenido por la Policía Nacional el miércoles de la pasada semana a las pocas horas de que sucedieran los hechos. Declaró ante la  jueza de Instrucción 3, que acordó como medida cautelar la prohibición de aproximación a menos de 200 metros así como la comunicación con la perjudicada, además de comparecencias quincenales, según precisaron fuentes judiciales. 

El juzgado, durante la instrucción, evaluará las facultades mentales del imputado, al que le constan otros antecedentes penales por delitos contra la propiedad, para determinar si tiene mermadas sus capacidades psíquicas tal como en principio se sospecha.

Los hechos ocurrieron en un piso del barrio de As Lagoas el pasado día 10, aunque la víctima tardó algunos días en denunciarlo. La mujer explica que estaba en su casa a media mañana y se presentó el novio de su hija, con la que sale desde hace unos seis años. Aunque esta última no estaba en la vivienda, la octogenaria lo dejó pasar porque era una persona conocida. El denunciado pasó a la sala mientras que la mujer se fue a su habitación porque pensaba cambiarse de ropa para salir a hacer la compra. Según relató a personas de su entorno, el novio de su hija entró en la habitación y la sujetó con fuerza por la muñecas con la intención de arrastrarla hasta la cama del dormitorio. En el forcejeo, según  relató la mujer, para evitar los tocamientos, cayeron al suelo. La octogenaria opuso resistencia con patadas y manotazos. Pero solo el mordisco que le dio en la lengua, cuando quiso besarla en la boca, logró que saliera despavorido de la vivienda.

Por su parte, la víctima recabó la ayuda de una trabajadora social a la que conoce a través de la asociación en la que está su hija y que trabaja con enfermos mentales. Fue conducida a un centro médico por las heridas de carácter leve que presentaba en distintas partes del cuerpo: muñecas, antebrazos, el rostro y espalda. 


Los delitos sexuales subieron un 56,5 por ciento


Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual aumentaron un 56,5 por ciento el pasado año. Según los datos del Ministerio del Interior,se denunciaron 72 ataques, de los que siete fueron agresiones sexuales con penetración (cuatro de ellas en la ciudad).

En el conjunto de Galicia, la tendencia  fue la misma. En 2018, se contabilizaron 540 delitos de tipo sexual -una media de una agresión y media al día-, con un incremento del 17,6% con respecto a 2017. En el conjunto de España se denunciaron el pasado año un total de 13.811 delitos contra la libertad sexual, lo que supone un 18% más que el año anterior. Los expertos creen que ahora se denuncia más porque hay  una mayor concienciación.