Ourense

Ourense roza el centenar de casos de coronavirus y suma otra fallecida

Ourense

ALERTA SANITARIA

Ourense roza el centenar de casos de coronavirus y suma otra fallecida

La Unidad Militar de Emergencia (UME) asume desde hoy la gestión temporal del geriátrico de Celanova, con 25 positivos

El incremento de nuevos casos de coronavirus continúa en la provincia, que ya alcanza 96 contagiados y dos muertes –la segunda, una mujer de 90 años de Xinzo que fallecía ayer–, mientras las autoridades sanitarias ponen especial atención en las dos residencias de mayores afectadas hasta el momento. A última hora de ayer se conocía el segundo centro infectado, la residencia Nuestra Señora de la Esperanza de la Fundación San Rosendo, donde una de las empleadas del centro dio positivo en COVID-19, a la espera del resultado de varios test. 

Hoy arranca un proyecto de apoyo psicológico a los profesionales, pionero en Galicia, coordinado por el Sergas

El geriátrico San Carlos de Celanova, por su parte, suma 25 contagios –12 trabajadores y 13 residentes, una de ellas, la fallecida–. Si bien la cifra de positivos, que supone un tercio del personal y de los usuarios del centro, podría aumentar de confirmarse los datos que manejaba el regidor celanovés, Antonio Puga, y que elevan a 14 el número de empleadas afectadas. La Unidad Militar de Emergencia (UME) se hará cargo de la residencia desde hoy y de forma temporal ante la situación.

NEWSLETTER

Suscríbete gratis al boletín especial del coronavirus de La Región

De los 95 casos activos de COVID-19 en la provincia, 73 permanecen en seguimiento domiciliario y 22 se encuentran ingresados  –de los que solo uno está en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en estado "estable" dentro de la gravedad, según fuentes del Sergas–. 


Casi medio millar de test


En la provincia se han realizado un total de 422 test –según datos del sábado a las 18,00 horas–, de los que la mayor parte corresponden a las pruebas tomadas desde el vehículo. Desde hoy el Hospital Público de Valdeorras mantendrá activo un punto de recogida de pruebas de COVID-19, similar al instalado en el CHUO el pasado jueves. Los pacientes podrán realizar el test sin bajarse del coche, para agilizar el proceso y minimizar así el riesgo de contagio. 

Ante la compleja situación que viven estos días los sanitarios del área ourensana, hoy arranca un proyecto de apoyo psicológico a los profesionales, pionero en Galicia, coordinado por el Servicio de Psiquiatría del Sergas en la provincia. 


Alerta en Celanova


El geriátrico de la villa de San Rosendo concentra el mayor número de casos en toda Galicia y no se descarta que aumenten. Fuentes de la Consellería de Política Social confirmaban que, a primera hora de la tarde de ayer, ya se le había realizado la prueba a todos los trabajadores del centro, estando pendientes aún del resultado. Los residentes que han dado positivo, tal y como marca el protocolo activado, quedaron aislados en sus habitaciones y, a priori, "se mantienen estables", aseguraban estas mismas fuentes. 

Familiares de los usuarios, miembros del Patronato San Carlos que gestiona el centro y el propio Concello de Celanova, con su alcalde Antonio Puga Rodríguez a la cabeza, expresaban públicamente su deseo de que se realice la prueba a la totalidad de los mayores (el centro tiene 58 plazas), donde la mitad superan los 85 años.

El alto número de casos y la media de edad de los usuarios hace que la villa de San Rosendo sea en estos momentos una zona prioritaria para las autoridades. Los departamentos autonómicos de Política Social y Sanidade se mantienen contacto continuo con la dirección de la residencia para evaluar la situación y ver qué medidas adoptar. Decisiones, todas ellas, que dependerán en última instancia de la Consellería de Sanidade y que se tomarán en base a criterios médicos. "Transmitíronme que Celanova terá prioridade absoluta, aínda habendo casos noutras residencia", comentaba el alcalde, quien entiende que es urgente un aumento de la plantilla ante posibles nuevas bajas del personal. Las trabajadoras que por el momento han dado positivo se encuentran aisladas en sus casas.


El virus es muy fuerte


Dentro de la residencia, el personal trabaja como puede para atender a los mayores, siguiendo las estrictas medidas marcadas por el protocolo. "La situación es muy complicada y el virus, muy fuerte. Ahora, para atender a las personas que dieron positivo, tiene que ir siempre la misma persona, y ese es otro problema. Porque son las que son y los medios materiales, escasos", señalaban fuentes del Patronato San Carlos, al tiempo que urgen que la Xunta de Galicia tome las riendas de la situación y deriven a los positivos a otro lugar "porque de quedarse aquí, terminarán todos infectados", apuntaban. 

En este sentido, desde el Concello de Celanova ponían a disposición de las autoridades sanitarias el albergue municipal ubicado en la carretera de Vilanova, "porque son as instalacións que temos. Pero penso que a idea que teñen é de mantelos no centro que, por outro lado, terá que ser obxecto dunha desinfección", insistía Puga Rodríguez, quien también ofreció los medios humanos de los que dispone la administración local.

Mientras se dirime un posible traslado de las personas afectadas a otro centro, desde la Consellería de Sanidade insistían que se está siguiendo el protocolo y, en caso del agravamiento de algún caso, este será derivado a un centro sanitario.


Más limpieza


El presidente de la Mancomunidad Terra de Celanova y alcalde de Quintela de Leirado, José Antonio Pérez Cortés, confirmaba ayer la puesta en marcha desde las 7,00 horas de hoy un operativo especial para la recogida de los residuos en los contenedores de la avenida Francisco González Rey donde están ubicadas tanto la Residencia San Carlos como el centro de salud de la localidad. Asimismo, se mantendrá la limpieza de las calles que, desde la semana pasada, realizan coordinadamente los voluntarios de las agrupaciones de Protección Civil de la Mancomunidad Terra de Celanova y del Concello de Celanova.

En otras localidades, como Xinzo de Limia, los agricultores de la zona acometerán una desinfección general de la villa entre hoy y mañana, con la ayuda de siete tractores. Algunos vecinos ya salían ayer a limpiar las calles de forma voluntaria, mientras el Partido Popular de la localidad pide "más transparencia" y acciones "concretas" para frenar los contagios. La regidora, Elvira Lama, asegura que no hay más positivos, y que ya se han realizado pruebas al círculo próximo de la persona fallecida ayer.

En Barbadás fueron los voluntarios de Protección Civil los que se encargaron de desinfectar las calles principales de A Valenzá, así como los edificios públicos, ante el posible riesgo de contagios.


Solidaridad


La crisis del coronavirus sigue provocando una oleada de solidaridad en la provincia, que estos días tiene su mayor exponente en la villa celanovesa, tras el impacto y conmoción que provocó el conocimiento de numerosos afectados en el geriátrico San Carlos."Agradecemos publicamente os múltiples ofrecementos de colaboración que recibimos e que trataremos de canalizar de algunha maneira, aínda que primando e garantindo sempre a seguridade e a saúde pública", señalaba Antonio Puga, quien no quiso pasar la ocasión para destacar el comportamiento cívico de la población, a quien animó a seguir permaneciendo en las casas.


Aumentan las denuncias


Los cuerpos de seguridad continúan velando por el cumplimiento del decreto de estado de alarma, mientras el número de denuncias no deja de crecer la provincia. La Policía Local de la ciudad sancionó a un total de 34 personas desde el sábado, además de detener a tres personas por desobediencia a los agentes. La Guardia Civil sancionó a un total de 37 personas por saltarse el estado de alarma durante la jornada del sábado.

Más en Ourense