Ourense

Dos ediles de Castrelo de Miño dejan el PSOE por el "ataque" de Villarino a autónomos y pymes

Ourense

POLÍTICA LOCAL

Dos ediles de Castrelo de Miño dejan el PSOE por el "ataque" de Villarino a autónomos y pymes

La actual corporación municipal de Castrelo de Miño en uno de los plenos (IVÁN DACAL).
photo_cameraLa actual corporación municipal de Castrelo de Miño en uno de los plenos (IVÁN DACAL).
Los concejales de Castrelo de Miño Francisco Pérez y Jaime Fontanes dejan el partido por la polémica con el portavoz provincial socialista

La puesta en duda por parte del secretario provincial del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, de la legalidad de las subvenciones a autónomos y pymes de la provincia impulsadas por la Diputación de Ourense, suma un nuevo capítulo de discrepancias protagonizando esta campaña electoral. 

Las consecuencias de la acción de Villarino se cobran dos bajas en la militancia socialista de la provincia. Dos de los tres concejales del PSOE en Castrelo de Miño, quienes señalan la actuación de su dirigente provincial, presentaron su renuncia a integrar la formación socialista. Francisco Pérez y Jaime Fontanes entregaron ayer su acta de renuncia a la militancia del PSOE alegando un "desacuerdo" con el "ataque" de Villarino hacia los autónomos y pymes de la provincia "con la colaboración del subdelegado de Gobierno", reza el documento que trasladaron a la sede del partido en A Ponte. 

Estas son la primeras voces dentro de la formación en la provincia que se levantan en público contra el secretario provincial, que refuerza el discurso del presidente de la Diputación, Manuel Baltar, lanzado la pasada semana: "Isto non é cousa do Partido Socialista, isto só se lle pode ocorrer a un ser totalmente irracional", indicó Baltar en rueda de prensa.  Mientras, el PSOE ourensano quiso reafirmar su apoyo hacia autónomos y pymes para los que pide "garantías legais e igualitarias" en cuanto a la concesión: "Buscamos unhas axudas sen privilexios porque non hai autónomos de primeira e de segunda", afirmaba la pasada semana Villarino.

El alcalde del BNG en Castrelo apunta a un acuerdo para una futura moción de censura tras el paso de las elecciones

División en Castrelo

La discrepancia en el seno del partido en Castrelo acentúa una situación que ya se venía anunciando. El 3 de julio, el gobierno local del BNG en la localidad de O Ribeiro ya había alertado a través de un comunicado sobre la posibilidad de una moción de censura. Los nacionalistas apuntaban a unas negociaciones avanzadas entre concejales del PSOE y del PP para presentarla tras las elecciones autonómicas del 12-J. 

El alcalde, Esteban Suárez, en sus declaraciones excluía a la portavoz del grupo socialista, Catalina González, apuntando directamente a sus dos compañeros de grupo, Francisco Pérez y Jaime Fontanes, quienes no quisieron dar declaraciones ante esta decisión. 

Por su parte, González y el secretario de organización del PSOE en Ourense, Juan Carlos Francisco, negaron cualquier posibilidad de una moción de censura conjunta con los populares por parte del partido socialista y se referían a un acuerdo que estaba a punto de formalizarse con el BNG para formar un gobierno de coalición. Calificaban un posible pacto entre el PP y ediles del PSOE como una "extravagante falsidade enmarcada unicamente en fins electorais". 

Si los socialistas declaran tránsfugas a ambos ediles, se complicará la presentación de un gobierno alternativo

Coalición en vilo

La corporación municipal está formada por tres ediles del BNG, que gobierna en solitario al ser la lista más votada y tras fracasar las negociaciones que al principio de la actual etapa de gobierno mantuvo con el PSOE, que cuenta con otros tres concejales, al igual que el PP. La marcha de los dos socialistas deja al PSOE con un solo edil, suficiente para conformar con los nacionalistas un gobierno de coalición si declara tránsfugas a los dos ediles díscolos, ya que entonces su voto no computaría en igual manera que el de otros ediles. 

Según pudo saber este periódico, otros concejales socialistas en la provincia estarían sopesando dar un paso al lado tras los comicios.