Ourense

Un regreso lleno de dudas: “Se non hai protección imos ter que parar"

Ourense

Un regreso lleno de dudas: “Se non hai protección imos ter que parar"

Vuelven intermodal y enlace de la A-52, mientras que parte de las obras del AVE no se retoman al no poder cumplir las medidas

El agua empezó a volver a su cauce, aunque de forma paulatina y con muchas dudas, ayer en la provincia. La obra pública se reanudó, aunque lo hará de forma escalonada, al coincidir la vuelta a la normalidad con el festivo de Lunes de Pascua, contemplado en el convenio colectivo de la construcción, lo que hizo que en muchos casos se postergue hasta hoy el inicio de grandes obras, como la estación intermodal de Ourense. Otras, como as obras de la Alta Velocidad , seguirán paralizadas entre Taboadela y Ourense, al no poder las empresas hacer frente a las medidas de seguridad marcadas por el Gobierno central, especialmente en cuanto a las distancias entre empleados; aunque se retomarán hoy en el tramo entre Pedralba y Ourense, donde también hay dudas.

La obra privada volvió a la palestra, pero de forma mucho más confusa y con actividad reducida en muchos casos, ya que las empresas se enteraron a última hora del domingo de que no podrían reanudar las reformas que se hagan en edificios donde convivan otras personas, lo cual fue un mazazo importante. Un varapalo importante sobre todo para las pequeñas empresas, autónomos en su mayoría, dedicados a reformas y que, al carecer hoy día de obra nueva, se ven imposibilitados para trabajar. 

"Eu agora estou nun baixo nunha aldea, e como non hai ninguén podemos ir traballando. Pero só estamos nós, que somos autónomos, sen empregados", indica Carlos Movilla, de Construcciones Movilla. "Eu sigo traballando, menos nunha obra que temos o acceso compartido co portal dun edificio e non poderemos entrar ata que se busque unha entrada alternativa", indicaban en Vaexde Excavaciones y Derribos, cuyos empleados "están cumprindo con todas as directrices, teño mascarillas porque as tiña en stock e xel porque o meu provedor gardoume cinco. Como tarden moito tempo en entregar medidas de protección a ver se podemos seguir", se preguntaba.

Las medidas de protección es uno de los grandes quebraderos de cabeza en la vuelta al tajo, que se siguió con normalidad en las gasolineras ourensanas, después de la publicación del Real Decreto del Gobierno que permite cerrar a la mitad d, así como flexibilizar los horarios. En gran medida, las gasolineras ourensanas optaron por esta última medida.

La vuelta de la obra pública es una de las grandes noticias, aunque se topa con el problema de las condiciones de seguridad, que impiden retomar algún tramo del AVE. 

DUDAS EN EL AVE POR LA FALTA DE MATERIAL

Las obras entre Pedralba (Zamora) y Taboadela retoman hoy la actividad, al ser ayer día de convenio de construcción, ,aunque desde Adif señalaron que "existen diversos factores que pueden interferir en el normal desarrollo o paralización" de las mismas, como son el mantenimiento de distancias de seguridad, problemas de hospedajes, suministros, falta de encargados de trabajos. "Las empresas están intentando conseguir mascarillas por todos los medios para aumentar la seguridad de los trabajadores", indicaron.

tramo taboadela-ourense seguirá parado

Peor lo tiene la implantación de la vía mixta entre Taboadela y Ourense, es decir la adaptación de la vía convencional para la llegada del AVE mientras no hay Variante Exterior, cuya UTE (unión temporal de empresas) adjudicataria no retomará los trabajos, "debido a que en las actividades que tiene que desarrollar no puede garantizar la distancia de seguridad entre los trabajadores". Además, estas se desarrollan en banda de mantenimiento nocturno. En todo caso, la UTE está tratando de adquirir mascarillas para mitigar el riesgo. Este parón, sumado al de las dos semanas anteriores, pone muy difícil que se rematen los trabajaos antes de verano, como se estimaba a principios de año. Está previsto que se inicien las pruebas de carga en los viaductos de Requejo y Pedregales (Zamora), que son los más largos del tramo. Quedan pendientes las pruebas de velocidad máxima entre Zamora y PAET de Tábara, en el tramo Zamora-Pedralba, que se iniciarán "próximamente". 

hoteles que vuelven al lleno

El reinicio del tramo Pedralba-Ourense previsto para hoy se notó también ayer en el hospedaje. Así, el hotel restaurante Orly de Xinzo de Limia volvía a recuperar la buena cara tras haber despedido el pasado 31 de marzo a los dos últimos trabajadores de las obras. "Xa volve estar cheo, entre hoxe e mañá van chegando", indicaban desde la recepción del hotel, que aloja a gran parte de los trabajadores de la obras y que ya mostraba el cartel de lleno en las plataformas de reserva para esta semana. Este es uno de los establecimiento hoteleros habilitados en la provincia para acoger trabajadores esenciales, y uno de los primeros en notar la vuelta a la actividad.

De momento, ninguna de las obras de ADIF se habían reiniciado ayer –algunas llevan dos semanas paradas y otras incluso más, ya desde el inicio de la crisis del COVID-19– y se irán retomando "en la medida de lo posible", según apuntaba Luis Palacios, responsable del área de Mantenimiento. 

OTRAS OBRAS QUE VUELVEN 

Otra de las obras clave que se retomará hoy es la de la estación intermodal, tras dos semanas de parón. No se comenzó ayer porque era festivo en la construcción. Algunas empresas adjudicatarias de obra pública acordaron con los trabajadores empezar ya ayer, como es el caso de  la obra del enlace de la A-52 con el Polígono, que tienen un "avanzado estado de ejecución", según fuentes de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, y se mantiene la previsión de se puedan terminar en plazo, es decir, a principios del verano, siempre que no haya más incidencias y que las condiciones meteorológicas sean las adecuadas para la extensión de los firmes, que es lo más importante de lo que queda por ejecutar.

El fin del denominado periodo de "hibernación" devolvió más movimiento a las calles, especialmente a los polígonos industriales, donde se percibió el repunte de actividad. Al coincidir en lunes y tras la larga Semana Santa, hubo mayor trasiego también en la ciudad. "Yo vi más gente en el barrio que incluso los días antes del confinamiento", manifestaba Jesús Fernández, vecino de San Francisco. La primera jornada, no se notó un gran repunte en empresas de mensajería urgente, que siguieron en la línea que las dos semanas anteriores.

confusión en la obra privada: “nun edificio xa non me meto"

Empresas como Construcciones Movilla, señalaban que había "bastante duda" con el tema de las reformas, lo cual reduce  la actividad. "Estamos sen empregado, non os avisamos porque non hai nada claro, e estamos con reformas onde non haxa xente", señala Carlos Movilla. Tiene claro que "nun edificio eu non me meto xa. Eu hoxe ando nunha reforma dun baixo nunha casa onde non vive ninguén", relataba.  Se enteraron a última hora de la noche del domingo de que no podían acudir a obras donde hubiera vecinos: "Pensabamos que se podía facer, agora inda pode haber máis rectificacións

De momento solo los jefes, autónomos, volvieron al tajo, sin los trabajadores. "Para nós pouco cambiou, hai almacéns que aínda están pechados e aínda estamos medio parados, ata o mércores ou xoves non se poderá valorar ben se damos arrancado ou non e se poden volver os empregados", indicaba. 

Ellos notaron desde el estallido de la crisis un gran parón, pero temen que lo peor está por llegar. "Nós que nos dedicamos moita a reforma ímolo notar, moitas reformas que xa estaban axustadas están anuladas. O peor verase dentro duns meses", apuntó. 


“Se non hai material de protección, haberá que parar"


En Vaexde, empresa dedicada a excavaciones y derribos, "en principio non houbo problema, volveuse á actividade, cumprindo as normas de separación, protección con EPIs. Pero o que notamos é a falta de material. Temos porque tiñamos en stock, pero agora non hai maneira de conseguilas. Nuns días, como non se busque maneira de conseguir EPIs pode chegar a ser un problema", explicaba el gerente. 

A cada empleado le dio un bote de gel, "para que cada pouco limpen as mans", pero e problema se cierne sobre las mascarillas: "De momento temos, pero se seguimos así imos ter que parar". 


Sorpresas en el estreno


La actividad sigue aunque sí que tuvieron la afección sobre una demolición, "que non podemos facela porque a entrada é compartida, temos un portal por onde entra a xente e non podemos empezar ata que busquemos un acceso directo desde a rúa á obra sen pasar polo portal". Esa sorpresa fue la que llegó el domingo a las 22,30 horas, más que nunca con nocturnidad y alevosía: "Estamos acostumados n, tampouco nos sorprende". 


Reabren canteras, pero no la pizarra


En cuanto a otros sectores, reabrieron ayer las canteras de granito,  como las de Toén, que tras dos semanas inactivas, volvían a funcionar, si bien postergó la apertura hasta el 27 de abril el sector de la pizarra. La vuelta de las canteras, y parte de la industria, también devolvió a parte del transporte que había parado, minimizando riesgos. "Eu case non baixo do camión, así que moi pouco risco", decía Rafael Domínguez, transportista. 


Las gasolineras, abiertas


Las 101 estaciones de servicio de  la provincia  –tres son cooperativas en la que solo repostan socios– permanecerán abiertas, excepto una, la que tiene Repsol en un margen de la N-525 entre Pazos y Verín y que lleva más de una semana cerrada al dar positivo uno de los trabajadores. Para las gasolineras era día de estreno, después de que el pasado viernes el Gobierno publicase un Real Decreto que establecía servicios mínimos en 30 negocios. Repsol tiene 36 estaciones de servicio en Ourense, y según el jefe provincial de la compañía, Marcos Puga, ninguna prevé cerrar. Las restantes, según datos del colectivo, tampoco. 

Eulogio Palomanes regenta una estación de servicio en Cualedro. Aunque podría cerrar, "permanecerá abierto para prestar servicio a mi clientela. Descendieron las ventas al haber menos movimiento de vehículos, pero voy a seguir atendiendo a los clientes", aseguraba. 

Este argumento lo compartían en estaciones de servicio de Verín, Trasmiras y Xinzo. "Nos tocó cubrir servicios mínimos. Debemos estar abiertos en el horario habitual, con el que veníamos funcionando hasta ahora", explicaron en la estación del enlace de Xinzo con la A-52.

La treintena de gasolineras en servicios mínimos abre de 07,00 a 23,00 horas en su mayoría. Las restantes podrán flexibilizar horarios. A esta medida, comenzó a acogerse la gran mayoría, según del Ministerio de Industria.


Desafección y medidas


El Real Decreto suscita críticas por no consultarlo previamente y porque creen que llega tarde. El jefe de Repsol en Ourense, Marcos Puga, recordó que su compañía repartió mascarillas, guantes y geles desinfectantes en cada negocio. En referencia al que está cerrado por un caso de coronavirus, destacó que "se le hizo la prueba a todos los empleados y se alertó a los clientes. Acto seguido, decidimos cerrar". 


Más de la mitad de autónomos podría llegar a perder el empleo


El Observatorio Económico Ourensán de la Diputación avanza que los autónomos y microempresas serán los más dañados por el COVID-19. El informe sostiene que los efectos del coronavirus podrían llegar a afectar de forma directa a la ocupación de más del 65% de los autónomos ourensanos, así como al 50% de los trabajadores. 
El presidente del gobierno provincial, Manuel Baltar, defiende que las medidas para reactivar la economía ourensana deben implementarse "de inmediato" al finalizar el estado de alarma, lo que dará una "ventaja temporal importante para reducir el impacto de la crisis". 


El Observatorio señala a autónomos y microempresas como más perjudicados, debido a la mayor concentración de esta tipología de ocupados en las actividades más afectadas por los cierres, y a su "mayor vulnerabilidad económico-financiera y la menor cobertura de la que disponen muchos autónomos derivadas de su elección de bases de cotización menores".  La estimación habla de una reducción del 54,3% del empleo autónomo en el escenario base y del 76,4% en el adverso si se mantuviera el cierre 12 meses. Si, como se prevé, es de dos meses, los efectos potenciales serían de una caída entre el 9% y el 12,7%. En cuanto a cotizantes del Régimen General, la caída anual del empleo oscilaría entre el 40% y el 60%, por lo que cada mes de parón oscilaría entre el 3,3% y el 4,8%.