La Región

SERVICIOS

O Barco abre la residencia de discapacitados con 40 plazas

La asociación Asfaval ya recibió a los tres primeros usuarios de un centro rematado hace diez años

Jardines de la sede de Asfaval, en O Barco de Valdeorras.
Jardines de la sede de Asfaval, en O Barco de Valdeorras.
O Barco abre la residencia de discapacitados con 40 plazas

La villa barquense posee la primera residencia para personas con discapacidad de Valdeorras, con una capacidad de 40 plazas. El centro cuya construcción finalizó hace una década abrió finalmente sus puertas, un objetivo que perseguía desde hace años la Asociación de Familiares de Personas con Discapacidad de Valdeorras (Asfaval), que preside Amelia Blanco Delgado y que atiende a 20 usuarios.

El deseado servicio ya recibió a sus tres primeros ocupantes, según explicó la presidenta de Asfaval. Añadió que la residencia abrirá los 365 días del año, siendo 15 las plazas públicas que creó para ella por la Dirección Xeral de Maiores e Persoas con Discapacidade, que dirige Ildefonso de la Campa y que depende de la Consellería de Política Social, a cuyo frente está Fabiola García.

Amelia Blanco insistió en que la asignación de las plazas de la residencia está en manos de la Administración autonómica. Con esta explicación busca aclarar que la asociación que preside no es responsable de la admisión de los usuarios del centro. Esta es determinada por Política Social, en función de diferentes factores personales de los solicitantes, incluido los económicos.

La apertura de la residencia llevó aparejada la contratación de seis cuidadores, un fisioterapeuta y un enfermero. Esta plantilla se suma al resto de trabajadores que prestan servicios para la asociacion. "Asfaval creceu. Agora ten 14 nóminas. Déronse oportunidades a moita xente", explicó Amelia Blanco.

Estos trabajadores, al igual que el resto de empleados del Estado, deben fichar a la entrada  salida del puesto de trabajo, tal y como exige el Decreto Ley de Protección Social, que acaba de entrar en vigor. Para posibilitarlo, el colectivo se vio obligado a comprar un equipo valorado en 1.000 euros.


Un centro para la discapacidad dual


La residencia de Asfaval es considerada un centro ocupacional, terapéutico y residencial de grados 1 y 2, referidos a aquellas personas que padecen alguna discapacidad pero sin llegar a grandes dependientes.

Amelia Blanco subrayó que el centro no está adaptado a las necesidades de la discapacidad dual, que sufren aquellas personas que padecen alguna enfermedad mental. La ausencia de plazas llevó a Asfaval a acoger a un enfermo que sufre este mal, una decisión solidaria que le está suponiendo  serios problemas. "Non estamos preparados para esos enfermos", afirmó Amelia Blanco. Añadió que deberían estar en centros especializados en la enfermedad mental.