HALLAZGO

Hallados 37 lagares rupestres en el castro Muro da Cidade

En la segunda temporada de los trabajos, los investigadores intentarán conocer su antigüedad

Vista aérea del castro conocido como Muro da Cidade, en la localidad de Medeiros.
Vista aérea del castro conocido como Muro da Cidade, en la localidad de Medeiros.
Hallados 37 lagares rupestres en el castro Muro da Cidade

Los primeros trabajos de adecentamiento y limpieza en el entorno del castro conocido como Muro da Cidade, en la localidad de Medeiros, han dejado al descubierto cerca de 40 lagares rupestres que el equipo de investigación, compuesto por Manuel Gago y Carlos Otero, intentará documentar y catalogar en la próxima actuación que en ese entorno arqueológico se ha previsto y que únicamente depende del entendimiento entre las dos administraciones involucradas, Diputación de Ourense y Concello de Monterrei. 

A la espera también de dar continuidad a los trabajos lo está la firma vitivinícola Martín Códax, que en homenaje al lugar y a la leyenda bautizó a uno de sus godellos como Mara Moura. 

Así quedó de manifiesto en la reciente visita que tanto los investigadores, como el presidente del ente provincial, Manuel Baltar; el alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, y la directora comercial y de marketing de la bodega, María Garrido, realizaron al entorno para comprobar el resultado de las actuaciones iniciales y avanzar en el diseño de las que llegarán, con seguridad, después de que cesen las lluvias. 

El proyecto

Desde el consistorio tienen en marcha la elaboración de un proyecto que permitirá construir un museo al aire libre capaz de explotar los valores culturales del emplazamiento. "Exploraremos novas vías de xestión patrimonial, apostando pola arqueoloxía desta zona e buscando máis implicación institucional e privada", afirma el alcalde, José Luis Suárez. En este sentido, aparte de la colaboración que prestará la Universidad de Santiago de Compostela para el desarrollo de esta iniciativa, el Concello confía en que paulatinamente se asocien al mismo diferentes entidades y centros de investigación, que "revalorizarán al conjunto", añade el primer edil Suárez Martínez. 

Además de los lagares y de la  fortificación, existen otros elementos arqueológicos de relevancia en la zona que aún están por determinar, junto con un extraordinario patrimonio inmaterial y legendario, con narraciones únicas en Galicia.

El reto principal es datar las estructuras vitivinícolas

Manuel Gago, uno de los investigadores al frente del proyecto de catalogación del recinto, explicaba, en la visita del pasado miércoles, que "el gran reto que tenemos hasta el momento es poder darle una datación concreta a este tipo de estructuras, que es nuestra principal incógnita porque resulta verdaderamente difícil poder datar una piedra", explicó. 

Sí lo han conseguido en la comarca de O Ribeiro, con uno de ellos enterrado, que permitió establecer una  fecha de construcción aproximada en torno a la segunda centuria de la era de Cristo.

Documentado, sin embargo, aparece ese entorno de la Ribeira da San Brais, en Medeiros, en el siglo XVIII, cuando en un libro de Pedro González de Ulloa se citan expresamente los envíos de vino procedentes de ese paraje que el Conde de Monterrei efectuaba por aquel entonces a Felipe II.

Con todo, resulta pues evidente que esa alta concentración de lagares confirma unas condiciones idóneas para producir vino.