SALUD

Los celíacos piden agilizar el diagnóstico de la enfermedad

Más de 400 ourensanos celebran el Día Nacional de esta patología que provoca intolerancia al gluten 

Los celíacos piden agilizar el diagnóstico de la enfermedad

Los celíacos celebran hoy su Día nacional con el objetivo de unirse para reclamar una actualización de los protocolos de diagnóstico precoz de esta patología. Se trata de una enfermedad autoinmune que provoca intolerancia crónica al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, la cebada o el centeno. En la actualidad, más de 400 ourensanos pertenecen a la Asociación de Celíacos de Galicia (Acega), que suma en su totalidad alrededor de 2.000 socios.

A Gloria Bernárdez, delegada en Ourense de Acega, le diagnosticaron celiaquía con 18 años. Ahora tiene 32. "Coincidiu con que me viñen á universidade. Empecei a adelgazar e os meus pais dicían que era porque non comía ben". Después de varias consultas a su médico de familia, realizó una analítica. "Faltábame de todo. Non tiña nin ferro nin azucre...tiña unha malnutrición. O propio médico de cabeceira recomendoume ir pola privada porque a cita de Dixestivo tardaba moito e non podía esperar." Llevaba más de un año con mareos y diarreas. "Era unha celíaca de libro pero non me souberon ver no médico de Atención Primaria". Su objetivo, 14 años después, es "evitar esos vaivéns de médicos. Este ano loitamos por un diagnóstico precoz e porque ese protocolo sexa visible para tódolos médicos".

Ángeles Rodríguez, de 41 años, logró sacar la parte positiva de la enfermedad. "Llevo una dieta más equilibrada y sana que antes. Empecé a hacer deporte y ahora practico atletismo". Aún así, reconoce que la patología le pasa factura a nivel social. "Al viajar, te condiciona bastante. Siempre tienes que llevar todo organizado. Yo lo que hago es tirar de tápers para no arriesgarme". Supo que era celíaca con 35 años. "Después de dar muchas vueltas en la Seguridad Social por problemas digestivos, me topé con una médica que me dijo que me haría todo tipo de pruebas". Llegó a pesar 43 kilos "Me quedé en el chasis", apunta. Ahora, ya recuperó su peso normal.

SÍNTOMAS

La sintomatología en niños es "muy inespecífica" según la pediatra del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense Sara Rodríguez. "Hay gente que no tiene nada y, en cambio, otros niños crecen poco o sufren una anemia que no responde al tratamiento". En más de veinte ocasiones, Rocío Rodríguez acudió a Urgencias desde Xunqueira de Ambía con su hija Mencía Cortés, de dos años y medio. "Despois de deixar o leite materno, empezou a vomitar tódolos días ao botarlle os cereais no biberón. A nena non crecía e tiña unhas ojeras tremendas". Fue diagnosticada con diez meses. Su madre echa en falta más formación sobre esta enfermedad. "Á hora de ir a un restaurante, teño que darlle unha clase de celiquía ao camarero para poder comer tranquilos. Ahora, a miña nena vai empezar no colexio e estou moi insegura". En este sentido, desde la delegación en Ourense de ACEGA ofrecen asesoramiento al personal del sector hostelero.

La enfermedad repercute de forma considerable en el precio de alimentos básicos. Dámaris Gago gasta 50 euros semanales en productos básicos para sus dos hijos celíacos, Sinaí y Caleb Duduletz, de 12 y 6 años, respectivamente. "Os precios teñen que baixar. É un caso de saúde. Non é un capricho".