MEDIDA ANTE LOS ATROPELLOS

Decenas de multas a peatones por cruzar de forma indebida en 4 días

La mayoría de sanciones de la Policía Local es de 200 euros por poner en riesgo la circulación, y en otros casos sólo informa

Los agentes advierten a un peatón que cruzó con el semáforo en rojo.
Los agentes advierten a un peatón que cruzó con el semáforo en rojo.
Decenas de multas a peatones por cruzar de forma indebida en 4 días

Los pasos de peatones del céntrico Parque de San Lázaro de la ciudad dan para tantas multas como anécdotas en una mañana de jueves. Desde la abuela que cruza con el carrito del nieto con el semáforo en rojo, pese a la advertencia de la madre del bebé, porque "el niño quiere comer y llora", al jubilado al que el ensimismamiento -"iba pensado en mis cosas, agente"- le lleva a ignorar los ciclos semafóricos hasta que el apercibimiento, con gesto incluido, de un policía lo apea en la realidad.

Hasta seis patrullas tuvieron como plan de trabajo en la mañana de ayer -desde las 08.00 horas- informar y sancionar a los peatones que cruzaban con el semáforo en rojo o fuera del cebreado, según confirmaron fuentes del cuerpo. La línea roja entre la mera advertencia y la multa de hasta 200 euros la establecen situaciones concretas como el peligro que entraña el comportamiento del peatón para el resto de usuarios de la vía. Pero también entran en juego otras apreciaciones más difusas como las respuestas más o menos airadas de los interlocutores.

Seis multas en una mañana

Hasta seis multas por infracción grave tramitó hasta las 12,30 horas uno de los agentes apostado en el centro de la ciudad. La última: "Los 200 euros, que quedarán en 100 si no se recurre, a un señor mayor que cruzaba en diagonal desde el parque de San Lázaro hacia Concejo y que hizo frenar a un conductor ", aseguraba.

La campaña pergeñada en la Mesa de Mobilidade y que comenzó el lunes ante la oleada de atropellos desde mediados de diciembre del pasado año -una veintena- está sorprendiendo a los ourensanos. Hasta ahora, cruzar mal siempre les había salido gratis. Los cuatro primeros días se saldaron con "decenas de multas diarias" (la cifra exacta no se dará a conocer hasta que finalice).

La propia Policía Local reconoce que esta nueva encomienda no es fácil. "Cambiar los hábitos de una persona de más de 30 años es complicado, por eso es tan importante la educación vial en la escuelas", asegura uno los policías consultados.

En estos primeros días de experiencia ya han obtenido alguna que otra conclusión. La principal, que mayores de 55 años son los que peor lo hacen. "Está claro que no están habituados a esperar. Antes no había tantos semáforos y la ciudad cambió mucho en poco tiempo", reflexiona en voz alta un policía, para dar un paso más allá en busca de una explicación a la falta de civismo: "Nos hemos hecho muy egoístas en el sentido en que tenemos muchos derechos y pocas obligaciones".

A los pocos metros, otro policía incide en lo mismo: "Los jubilados son los peores, cruzan por cualquier sitio. Hemos estado en Juan XXIII... ¡Horrible!". Precisamente, por atravesar la calzada fuera del paso sanciona con 80 euros y con el semáforo en rojo, con 200. Cuatro sanciones en lo que va de semana. Aunque la regla no es rígida. La abuela con el bebé se libró porque rápidamente entonó el mea culpa tras el rapapolvo: "Tiene toda la razón del mundo, agente".