INVESTIGACIÓN

El hallazgo de un cráneo: ¿en territorio portugués o español?

La investigación para determinar a quién pertenece se complica por apareció en la "raia"

Uno de los mojones que delimita la frontera entre Oímbra y el país vecino.
Uno de los mojones que delimita la frontera entre Oímbra y el país vecino.
El hallazgo de un cráneo: ¿en territorio portugués o español?

La identificación de la persona a la que pertenece el cráneo hallado a finales del pasado mes de diciembre en la cuneta de una pista de San Cibrao (Oímbra) y el esclarecimiento de las circunstancias en que se produjo su fallecimiento se presenta larga al no estar perfectamente definida la frontera con Portugal.

La Guardia Civil, según pudo saber este periódico, tiene las pesquisas paradas, mientras en el Juzgado de Instrucción de Verín se trabaja para determinar el punto exacto en que fue hallada la calavera y si ese terreno pertenece al municipio de Oímbra o, por contra, ya es territorio portugués, lo que provocaría que habría que poner al corriente de la investigación y contar con la colaboración de la Policía Judiciaria y de las autoridades del correspondiente juzgado del país vecino.

El cráneo humano lo halló una vecina de San Cibrao cuando daba un paseo con su marido en la cuneta de una pista que cruza por la misma "raia". El juzgado de Verín y Guardia Civil ya solicitaron al Concello de Oímbra planos e informes sobre la línea divisoria con Portugal, pero la información municipal, según pudo saber este periódico, no es esclarecedora. También pidieron datos sobre la apertura y construcción de la citada pista, pero la información no acaba de convencer ni a la Benemérita ni a las autoridades judiciales a la hora de determinar si el punto en que estaba la calavera es terreno español o luso.

Así y para continuar con la investigación, los técnicos de los institutos geográficos nacionales de España y Portugal, junto con las fuerzas de seguridad (Guardia Civil y GNR) y expertos de los municipios de Oímbra y Chaves, tendrán que definir el lugar exacto por el que cruza la frontera y con ella a que país pertenece el terreno en que estaba el resto óseo.

Esta iniciativa aún no tiene fecha, aunque, según pudo saber este periódico, se podría llevar a cabo durante el próximo mes de febrero.

Mojones

El teniente coronel de la Guardia Civil en Ourense, Manuel Javier Novo Colldefors, asegura que a lo largo de la frontera hay mojones que definen los lindes pero no aclaran a qué país pertenece el lugar exacto en que estaba el cráneo humano. Los vecinos de San Cibrao tampoco lo pueden precisar con exactitud. Aseguran que el terreno es ourensano, pero no lo pueden demostrar con documentos.

En la Guardia Civil, se tiene la certeza que en algún lugar de la zona puede haber más huesos de la persona fallecida, pero no los buscan al no estar definida la frontera ante el riesgo de el operativo se adentre en el país vecino y se genere un conflicto por invasión de competencias.

De todas formas, desde el Instituto Armado se pudo al corriente del hallazgo del cráneo a la Guardia Nacional Republicana lusa pero dentro de los lazos de amistad que mantienen los dos cuerpos de seguridad, no de forma oficial.

Mientras, el cráneo está siendo analizado en la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal en Galicia, ubicada en el Hospital comarcal de Verín. Al parecer, pertenece a una mujer que pudo haber fallecido hace dos o tres años.

No se descarta que llegara al lugar arrastrado por algún animal salvaje o doméstico, caso de un perro, e incluso a causa de las inclemencias meteorológicas.