EL CERTAMEN OURENSANO ESTRENA SU PREMIO ESPECIAL CON LA PELÍCULA ‘PRADOLONGO’, DE IGNACIO VILAR

La película alemana sobre violencia juvenil ‘Weltstadt’ se hace con la Gran Calpurnia

De la dureza de la violencia juvenil a la dulzura de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. De extremo a extremo viajaron los dos grandes premios del Festival de Cine Internacional de Ourense. El Gran Premio Calpurnia al mejor largometraje fue para la alemana ‘Ciudad del Mundo’ y el Premio del Público para la chilena ‘El brindis’.
La película alemana sobre violencia juvenil ‘Weltstadt’ se hace con la Gran Calpurnia
Una película sobre un violento hecho real en Alemania es la ganadora de la 13ª edición del Festival Internacional de Cine de Ourense. ‘Weltstadt’, de Christian Klandt, se alzaba con el Gran Premio Calpurnia, concedido por el jurado. Violencia juvenil, conflictos intergeneracionales y problemas de la sociedad quedan plasmados en esta película, cuyo título significa ‘Ciudad del mundo’, ya que sus creadores dejaron claro que ‘puede suceder en cualquier lugar’.

El público, en cambio, se decantó por una película mucho más amable y más optimista: ‘El brindis’, del chileno Shai Agosín. Quedó patente que jurado y público no acostumbran a coincidir en sus criterios de elección.

Siguiendo en largometrajes, Roxana Blanco, por su papel en ‘Matar a todos’ sobre la dictadura uruguaya, logró ser destacada como mejor actriz, mientras el polaco Jakub Tolak era el mejor actor por su interpretación en ‘Outlanders’, película sobre emigrantes en Reino Unido.

La portuguesa ‘Os namorados’, de Bruno de Almeida, ha sido la única del certamen que conseguía dos premios: el ‘Carlos Velo’ al mejor director, estrenando además el ‘Premio Cidade de A Coruña’ al mejor guión, con Johnny Frey, novedad de este certamen.

El premio especial del jurado ha sido para la japonesa ‘Os monólogos do encrucillado’, por ‘haber arriesgado’, concediéndose una mención especial a la china ‘Bi An’.

Los premios en el apartado de cortos eran los siguientes: Gran Premio Calpurnia para la alemana ‘Na liña’, premio del Público para la argentina ‘As pedras non aboian’, premio al mejor director para Marçal Forés por ‘Ami gos para sempre’, premio a la mejor actriz para la polaca Agata Kulesza y mejor actor para el alemán Mateo Wansing-Lorrio. El jurado decidió hacer una mención especial para la húngara ‘Declaración’.

En la sección de documentales, y siendo fieles a la ‘Diversidad cultural’ del Festival, el jurado concedió el premio a la Identidad a ‘Un burro en Lahore’, que aborda la comprensión de la cultura pakistaní por parte de un australiano. El Gran Premio al mejor documental fue para la suiza ‘Saída Gloriosa’, y el segundo estreno de esta edición, el premio ‘Cidade de Vigo a la mejor dirección’ fue para la irlandesa ‘Contos de Fadas en Katmandú’.

Las dos secciones que competían por primera vez en el festival ourensano: Novos media y Animación también hicieron entrega de sus galardones. En Novos Media, el Gran Premio a la Innovación fue para la iraní ‘Na miña arbore’, de Sara Sladat, correspondiendo la mención especial a la francesa ‘En construcción’. En Animación, el premio se lo llevó la francesa ‘A boneca de Berni’.

En Galicia o Portugal

El Gran Premio Eixo Atlántico a la mejor película producida en Galicia o Portugal se lo llevó ‘1977’, de Peque Varela y la mención especial fue para ‘Europa 2007’, de Pedro Caldas. Este apartado sirvió para anunciar que Fantasporto, festival de cine de Oporto, ha creado un premio para producciones gallegas. La última novedad es la entrega del premio especial del Festival, recién creado, a ‘Pradolongo’, de Ignacio Vilar.


Roxana Blanco: ‘La película me enseñó que la vida es difícil’

Una dura historia sobre la dictadura uruguaya y la operación cóndor le ha dado a la actriz Roxana Blanco el premio a la mejor actriz de largometraje en este edición del Festival de Cine de Ourense.

Roxana Blanco, presente en la ciudad para recoger el galardón, aseguró que ‘es una gran alegría, un gran honor que el jurado decidiese concederme este premio. Una siempre cree que puede tener alguna posibilidad, pero la verdad es que viendo las otras películas en competición, lo vas viendo cada vez un poco más lejos’.

Roxana Blanco confesó que lo más difícil ‘fue enfrentarme a la profunda desinformación que tenía de lo que realmente estaba pasando en nuestros países. Hay un antes y un después de esta película que me enseñó que la vida es muy difícil. Mi personaje me ha mostrado muchas cosas, desde luego’.