REPORTAJE

El SOS del patrimonio olvidado

Tres monumentos de la segunda provincia con más patrimonio románico de España están en la Lista Roja de la asociación Hispania Nostra. Son ejemplos del abandono al que se ha sometido a gran parte de nuestra historia

Bon Xesús de Trandeiras.
Bon Xesús de Trandeiras.
El SOS del patrimonio olvidado

El patrimonio ourensano se debilita poco a poco. Ladespoblación produce una erosión en los monumentos de la provincia al dejar bajo mínimos un mantenimiento que históricamente corría también a cargo de los vecinos. Pero cada vez son menos, y se nota. Tres joyas del patrimonio ourensano reclaman con urgencia un SOS a las administraciones. Están en la Lista Roja de Hispania Nostra, una asociación que apuesta por el apoyo de la sociedad civil para consolidar el patrimonio cultural y natural como valor y recurso generador de desarrollo socioeconómico. Los que están en este listado tan poco agradable son el de Santa Comba de Naves, en la parroquia de Palmés (Ourense), San Paio de Abeleda (Castro Caldelas) y Bon Xesús de Trandeiras (Xinzo). 

abeleddaaa_result

Está a punto de cerrarse el 2018, declarado Año del Patrimonio Cultural, y Ourense tiene mucho que decir ahí. Está considerada la segunda provincia con un mayor patrimonio del románico, solo por detrás de la provincia de Palencia.  Los monumentos son los mismos, pero cada vez somos menos y menos creyentes, algo que afecta, teniendo en cuenta que es la Iglesia Católica –en este caso los obispados–los que se tienen que hacer cargo de sostenerlos en pie.


Problemas para la Iglesia


"El patrimonio es uno de los gravísimos problemas que tengo", señalaba este mismo mes el obispo de la Diócesis de Ourense, Leonardo Lemos Montanet, que pedía una mayor colaboración y lamentaba la falta de sensibilidad política. 

Este SOS es fundamental para poder mantener el rico patrimono artístico y arquitectónico de la provincia. "As axudas que veñen das institucións para patrimonio seguen sendo as mesmas que fai tempo, se cadra cada ano un pouco máis recortadas", explica Raúl Alfonso González, delegado episcopal de asuntos económicos. 

El impacto para el PIB de la provincia es impresionante. Las cifras hablan de 142 millones de euros de impacto de la Catedral de Ourense en la economía ourensana, y 58 millones en el resto de Bienes de Interés Cultural (BIC) de la provincia. 

La Diócesis reconoce que afronte un "problema". Y es que es una de las Iglesias locales que mayor concentración de patrimonio cultural presenta, lo que supone, según señalan en su último informe, "una riqueza y, al mismo tiempo,  un compromiso económico para su mantenimiento, que se convierte en un grave problema dado el elevado envejecimiento poblacional". 

10.68.110.57-archive-2018-11-16-ma_2018_11_16_3142_result

En total, hay 40 BIC repartidos por la provincia, y más de un centenar que podrían llegar a alcanzar dicha declaración. En el catálogo hay obras únicas como la iglesia visigótica de Santa Comba de Bande o la Capilla de San Miguel de Celanova del siglo X. Y sin olvidar la Catedral o los monasterios de Celanova, Oseira, Melón, Montederramo, la Colegiata de Xunqueira de Ambía, o el monasterio de Ribas de Sil que, podría pasar a ser Patrimonio de la Humanidad, al integrarse en la candidatura de la Ribeira Sacra. Y todo ello, sin obviar los santuarios marianos, como el de Los Milagros. "El patrimonio, que debe ser conservado y rehabilitado, implica grandes gastos de rehabilitación y mantenimiento ordinario continuos", explica González, que recuerda que la Diócesis lo pone siempre "a disposición de todos". 


Avances


El expediente para declarar BIC la Ribeira Sacra –como paso previo a que pueda convertirse en Patrimonio de la Humanidad–, tiene entre los objetivos poder revertir la sensación de abandono del que colectivos como O Sorriso de Daniel, que defiende el patrimonio románico ourensano, tanto han alertado. Uno de los ejemplos más graves, el monasterio de San Paio de Abeleda, sigue pendiente de las obras, en trámite de proyecto. 

"Pedimos compromiso co futuro do patrimonio da Ribeira Sacra", dijeron en el colectivo, donde presentaron alegaciones al proyecto, al considerar, además, "moi necesario" que se elabore un catálogo de los edificios que necesitan "reformas urxentes". Que, a buen seguro, no son pocos. n