TIEMPO

Una riada de lodo inundó casas, arrastró coches y levantó calles en Espadanedo

La fuerte tormenta generó un alud de tierra que causó severos destrozos en la capitalidad de un concello que estaba en fiestas 

Una riada de lodo inundó casas, arrastró coches y levantó calles en Espadanedo

El agua que descargó la tormenta en la noche del sábado –la estación Meteogalicia en el Alto do Rodicio recogió 75,3 litros por metro cuadrado– sepultó de lodo Xunqueira de  Espadanedo en plenas fiestas de su patrona, santa Isabel. La tromba de agua también ocasionó desperfectos, aunque de menor cuantía, en los municipios de Nogueira de Ramuín y Parada de Sil. En este último arrancó la puerta de una casa, inundó calles y cortó los accesos a la localidad de Paradellas.

Donde más daños causó fue en Xunqueira de Espadanedo. En una jornada complicada, los vecinos comenzaron a pedir auxilio al Servicio de Emergencias 112 pasadas las nueve de la noche. "A tromba de auga foi impresionante", aseguraba el alcalde, Carlos Gómez Blanco.

Comenzó a llover con fuerza sobre las ocho de la tarde, pero ningún vecino se imaginaba lo que se les venía encima desde la montaña por un regato que discurre por la zona conocida como Barrio.

La tromba de agua arrastró peñascos y toneladas de lodo mezclado con cenizas , inundando bajos de viviendas, arrastrando coches y contenedores, destruyendo muros  –rompió el del campo de fútbol–, levantando el firme de las calles y carreteras. "Me inutilizó las atracciones, le arrancó los cables y las piedras abollaron la chapa de mi coche", lamentaba el responsables de un castillo hinchable instalado con motivo de las fiestas.

José González pasó buena parte de la noche retirando lodo de la entrada de su casa: "O lodo e as pedras levaron a terra dos hortos e arrancaron a plantas. Esto parecía o fin do mundo. Vin chover, pero nunca tanto". 

Los efectivos de Protección Civil y del GES de Castro Caldelas se desplegaron en el pueblo para ayudar a lXUNQUEIRA DE ESPADAÑEDO 8/07/2018.-Daños tras la tormenta del sábado en Xunqueira de Espadañedo. Daños en O Barrio, donde un vecino interviene con su pala. José Pazos vecinos a entrar en sus casas. "A rúa estaba toda inundada, pasei medo porque no había forma de entrar na casa, enterreime no lodo que había na rúa", recordaba ayer una vecina. 


Ayuda institucional


La noche del sábado, según recordaba ayer el alcalde, Carlos Gómez, fue larga, aunque nada más cesar la tormenta se abrieron claros en el cielo. La  fiesta de Santa Isabel había finalizado y los vecinos comenzaron a retirar lodo y piedras, además de comenzar a valorar el alcance de los daños. "Cos medios que temos no Concello non somos capaces de  limpar o pobo, retirar o lodo, porque a auga arrastrou centos de toneladas de terra, cinsa e pedras", apuntó el regidor, al tiempo que  aclaraba que ya había solicitado medios a la Diputación y Xunta para adecentar todo el pueblo y reponer los desperfectos. "Ahora mesmo –por la tarde de ayer–, temos tres casas cheas de lodo, varios coches danados, porque os arrastrou a tromba de auga e chocaron uns cos outros. Tamén temos que revisar como está a rede de augas pluviais, porque entrou moita pedra e puido romper as canalizacións", recordaba Carlos Gómez.

En caso de que las piedras, algunas de gran tamaño, llegaran a romper las tuberías, hay riesgo, según el mandantario local, de que se pueda hundir el firme de alguna calle. En la mañana de este domingo, un vecino que tiene una retroexcavadora comenzaba a retirar lodo de las principales calles para que los vecinos pudieran salir de sus viviendas.

El arroyo por el que entró la avalancha de agua con piedras y tierra estaba sin limpiar. Carlos Gómez recordaba que otros años llovía, pero la mayor parte de las fincas estaban limpias, no había maleza y el agua discurría por su curso natural. "Agora, hai moita maleza e a auga que caíu por encima foi moita", apuntó.


Cuartos de baño inundados y tapas de alcantarillado


La tromba de agua inutilizó por completo la red de aguas pluviales  y saneamiento, dado que levantó parte de las rejas y tapas de alcantarilla, lo que provocó que entraran piedras y tierra, que hicieron de tapón.

La situación hizo que parte del agua saliera de nuevo al exterior por cuartos de baños y desagües de cocinas . "Hai varias vivendas afectadas por esta causa", apuntó el alcalde.

Los afectados ya comenzaron a valorar los desperfectos, con el objetivo de solicitar ayudas  a las distintas administraciones para poder repararlos en el menor tiempo posible.