El cuadro de Paula Vázquez

El cuadro de Paula Vázquez

Conversando con un secretario de ayuntamiento sobre el impagable trabajo de alcaldes y concejales para mantener los pequeños pueblos a flote, recomendó no perderse la visita a Grajal de Campos cuando el viaje pasase cerca para constatar que hay tipos que plantan cara a la falta de recursos y a los estragos que provoca el paso del tiempo en su patrimonio. Situado en el Camino de Santiago que parte desde Madrid y enlaza con el Camino Francés a cinco kilómetros en Sahagún, este municipio leonés –limita con las provincias de Palencia y de Valladolid– cuenta con un imponente palacio renacentista levantado en el siglo XVI por Juan de Vega, que fue embajador ante la Santa Sede, virrey de Sicilia y presidente del Consejo del Reino en 1556. El primer castillo íntegramente artillero de España y la iglesia de San Miguel, de origen románico-mudejar y cuya posterior y esbelta torre "consta de cinco esquinas y le falta una para tener cuatro", completan una apasionante paseo para los amantes de la historia y las piedras, pero para poder hacerlo hay que buscar la casa del alcalde. 

Francisco Espinosa lleva más de 25 años de regidor y continúa a sus 83 años ejerciendo de guía, actividad que comenzó cuando se cansó de que la Junta de Castilla y León no atendiese sus reclamaciones y eso que milita en el PP. Emigrante en Eibar, cuando se jubiló decidió poner todo su empeño en restaurar un palacio sorprendente en una población que ahora cuenta con solo 237 habitantes. "Cuando volví estaba todo en un estado lamentable. En Euskadi aprendí la importancia de cuidar el patrimonio y conseguí adquirir el palacio para el Ayuntamiento por seis pesetas", confesó durante una rápida visita porque se acercaba la hora de la misa. El alcalde va poco a poco, como el ritmo de las ayudas que le llegan, pero no para. Ya ha instalado un albergue para peregrinos. En una de las salas del palacio colecciona enseres de otras épocas y cachivaches que enseña con pasión. "¿Saben quién es la de ese cuadro?", preguntó al detectar el acento del viajero. En la pared estaba representada la presentadora ferrolana Paula Vázquez al lado de otro cuadro de un cruceiro con dos gaiteiros de fiesta. "Me lo trajo un tío suyo porque quedó impresionado con la visita". Imprescindible.