A Limia

El campo reivindica su papel

A Limia

El campo reivindica su papel

Cada 17 de abril se conmemora el Día Internacional de la Lucha Campesina. Desde el Centro de Desenvolvemento Rural Portas Abertas reclamaron este viernes un modelo agroganadero "máis xusto e sostible". 

Defender un sistema productivo agrario fuerte, sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Es la principal reivindicación que, con motivo del Día Internacional de la Lucha Campesina que se conmemora cada 17 de abril, se puso de manifiesto en el rural ourensano. Además, desde este sector están convencidos de que la crisis sanitaria actual -que también padecen- cambiará la percepción que, hasta el momento, se tenía de la vida y el trabajo en el campo. "Creo que se van a revalorizar los productos que elaboramos aquí", opina Amador Díaz, presidente de los productores de patata de A Limia, quien aprovechó la fecha para reclamar la instalación del regadío en la comarca. "Necesitamos que nos doten de infraestructuras para que podamos ser competitivos y diversifiquemos nuestros productos. Es una cuestión de voluntad política, nada más", añadió el también teniente de alcalde de Xinzo. 

"É importante ter unha agricultura máis diversificada e escrupulosa co medioambiente, e non tan intensiva"

Coincidió con Díaz, la presidenta de la Asociación de Empresarios, Ganaderos y Agricultores de A Limia (Adegal), María Teresa Joga. "Parece que la cuestión del regadío está un poco colgada, avanza muy lentamente. Es una de las demandas fundamentales de la comarca y creo que es algo que debería de sacarse adelante con urgencia. Se precisa de mayor especialización en A Limia", apuntó la presidenta de Adegal. "Otra de las preocupaciones tiene que ver con la limpieza de ríos y canales. Hay que hacer, con carácter de urgencia, un tratamiento de este tipo de infraestructuras porque no podemos estar todos los años sufriendo inundaciones", añade Joga quien tampoco pudo ocultar su inquietud por las pérdidas que sufrirá la comarca a causa de la imposibilidad de sacar al mercado el excedente de producción de los agricultores a causa de la crisis del coronavirus. 

En la comarca de Monterrei, zona vitivinícola por excelencia, el principal temor en estos momentos lo centra también la crisis sanitaria. "La gente va a salir de esta situación con mucho miedo, y si hay miedo no hay consumo", asegura Ernesto Rodríguez, de Crego e Monaguillo. "Hemos perdido la campaña de Semana Santa que suele ser excelente y creo que perderemos la de verano. A ver qué pasa con la de Navidad, que ya habrá entrado la nueva cosecha", añade. 

Tamara Balboa, del Centro Portas Abertas -desde donde ayer se conmemoró especialmente la jornada-destacó la necesidad de avanzar, por otro lado, a un modelo agroecológico justo. "Falamos dunha agricultura máis diversificada e escrupulosa co medio ambiente, non tan intensiva e que axude a manter a biodiversidade".