A Limia

Primavera 107 para Asunción

A Limia

CELEBRACIÓN

Primavera 107 para Asunción

Asunción Rodríguez sopló 107 velas este jueves.
photo_cameraAsunción Rodríguez sopló 107 velas este jueves.
La centenaria Asunción Rodríguez, natural de Chamusiños, en Trasmiras, cumplió 107 años. Actualmente vive con su hijo Benito y recibe los cuidados de su nieta Rosa, que este jueves le llevó una tarta. 

Hace un año, Asunción Rodríguez -Trasmiras, 30 de abril de 1913- celebraba sus 106 años en la compañía de su familia. Algunos de ellos se habían desplazado desde Jordania para la efeméride. A la centenaria no le faltó de nada: ni tarta, ni "gaiteiros". Un año más tarde, la abuela de Trasmiras -y, según los expertos españoles del Grupo internacional de investigación gerontológica, de la provincia de Ourense- pudo soplar las 107 velas, que se dice muy pronto. 

La emergencia sanitaria impidió a esta vecina de Chamusiños celebrar una vuelta más al sol con los que más quiere, nada menos que  sus cinco hijos -el mayor supera los 80 años-, 12 nietos y 18 bisnietos. Sí estuvieron con ella dos de sus inseparables: su hijo Benito y su nieta Rosa, quien la asea y cuida cada día. No faltaron, tampoco, otros dos detalles importantes: una rica tarta de fresas y los pendientes que Asunción trajo hace años de Jordania y que luce en las ocasiones especiales. Son, sin lugar a dudas, sus favoritos. 

Rosa es consciente de que su familia "es muy privilegiada" y por ello todos permanecen unidos y cuidan, como una auténtica reina, a Asunción que, en estos días difíciles, permanece totalmente aislada en su casa. "Sempre que a vou a bañar quere ir a casa dos meus pais que está a 50 metros da súa, pero dende que empezou esto non a volvín a levar. Ela díceme que por qué e eu explícolle. Non o entende moito", explica Rosa Rodríguez. "Dende que comezou a pandemia a xunto dela non vai ningún fillo nin neto. Soamente está con ela Benito e eu que teño un permiso especial do médico", añade. 

Asunción ha perdido un poco de agilidad a lo largo de estos 365 días, pero su nieta asegura que sigue manteniendo la alegría y el buen humor que siempre la caracterizó. "Ten o sentido, porque pregunta polos fillos e os netos. Cando lle levei a tarta quixo saber quen a mandaba. Sen embargo cando lle preguntamos polo tema da epidemia da gripe que viviu, pois xa non se acorda", dice Rosa. En tiempos de aplausos, Asunción se aplaudió a sí misma por su larga vida.