Baixa Limia

Medio millón de euros generan vida en Puxedo

Baixa Limia

Baixa Limia

Medio millón de euros generan vida en Puxedo

Vecinos de Puxedo posan con la directora xeral de Xuventude, Cristina Pichel (centro).
photo_camera Vecinos de Puxedo posan con la directora xeral de Xuventude, Cristina Pichel (centro).
La directora xera de Xuventude visitó la aldea de montaña de Lobios

Los grafitis no están reñidos con la arquitectura tradicional, ni el emprendimiento con la vida en el medio rural. Lo saben bien en Puxedo, una aldea de Lobios con un 34 habitantes en el padrón pero donde suman más un centenar de residentes los fines de semana y vacaciones. 

En los últimos cinco años, diferentes colectivos sociales, culturales y vecinales han liderado proyectos de rehabilitación de espacios públicos por valor de medio millón de euros, además de iniciativas económicas relacionadas con el sector primario y terciario y acciones de dinamización social y cultural, como la puesta en valor de la ruta del pan o los ciclos y talleres de pintura, oficios y elaboración de productos locales. 

Precisamente conocer estas últimas iniciativas, así como los planes de las asociaciones locales Xuvemprende y Xóvenes do Xurés para 2020, motivaba ayer la visita de la directora xeral de Xuventude, Participación e Voluntariado, Cristina Pichel. "Queremos continuar borrando el feísmo que representan las edificaciones con bloques a la vista con grafitis de escenas cotidianas del mundo rural", explicaba Pablo Rodríguez, integrante de una de las agrupaciones, quienes mantendrán en la organización de fiestas, ciclos y jornadas artísticas. "Os proxectos levados a cabo en Lobios divulgan as potencialidades da Reserva da Biosfera Gerês-Xurés", destacaban desde Política Social.

En cuanto a la rehabilitación urbana, Rodríguez Paz reconocía el cambio que ha dado el pueblo con diferentes obras de mejora en un total de 1.500 metros cuadrados de espacios públicos. "Hemos recuperado las calles más tradicionales, el horno comunitario, fuentes, airas, varios hórreos y molinos, pero todavía queda mucho por hacer, la mitad", calculaba Pablo Rodríguez, quien ponía el acento en la importancia de implicar a los propietarios de viviendas en el proyecto. "Si no las quieren arreglar, que las alquilen o vendan a quien lo quiera hacer. El año pasado se rehabilitaron seis casas, una de ellas para el turismo que tiene un nivel de ocupación muy alto", apuntaba.

Por la tarde, la directora xeral de Xuventude, se desplazó hasta Muíños donde mantuvo un encuentro con un grupo de jóvenes monitores.