Deporte local

Pablo Rodríguez, licencia para pedalear

Deporte local

Ciclismo

Pablo Rodríguez, licencia para pedalear

El ourensano Pablo Rodríguez.
photo_camera El ourensano Pablo Rodríguez.

El ciclista de Maceda es el único deportista ourensano que cuenta con el "permiso especial" que concede el CSD para que entrenen los profesionales

Desde el sábado el deporte vuelve a ser parte de la rutina diaria. Todavía de forma individual y encorsetado en horarios restringidos, pero suficiente para recuperar sensaciones y soltar parte de la mochila física y psicológica que se ha ido cargado durante 50 días de confinamiento. Hoy los deportistas profesionales van un paso más allá. Para ellos empiezan las rutinas que les permitan reincorporarse en las próximas fases al trabajo de grupo o a los entrenamientos pensando ya en la competición.

El CSD señala que se hará un registro de deportistas autorizados para el entrenamiento en vía pública, que deberán ir provistos "de un permiso especial" cuando entrenen en esas condiciones. En Ourense, el único deportista que cuenta con el documento es el ciclista de Maceda Pablo Rodríguez.

Desde hoy será parte de material de entrenamiento diario. El día 1 de su nueva normalidad. "Ahora es otra historia, es una rutina de entrenamientos totalmente normal. Podemos hacer entrenamientos idénticos a los que haríamos en una situación normal e incluso nos permiten acudir a fisioterapeutas para completar la preparación", explica un ciclista que corre para el BH Templo Cafés.

Pocas restricciones

Para los denominados DAN (deportistas profesionales, de interés nacional y de alto nivel), su regreso a los entrenamientos se producirá "sin restricción alguna de horarios" y con el límite de espacio que marque la provincia en la que esté situada su vivienda.

Un cambio radical, que ya comenzó durante el fin de semana: "Entre ayer y hoy (por el sábado y el domingo) he metido más pedal que en las cinco semanas de confinamiento juntas", desvela Rodríguez Guede.

En el caso de biker profesional sus únicas prohibiciones son no salir de la provincia ("tengo terreno de sobra para entrenar y tengo memorizado exactamente hasta que puntos puedo desplazarme"), no acercarse a peatones ("no ocurre porque los entrenamientos son siempre en carreteras o en montaña") y no hacer paradas durante los entrenamientos.

En alguna de las sesiones estará acompañado por su novia y también ciclista profesional Ane Santesteban: "Sobre todo haremos por coincidir en las salidas para rodar en carretera, aunque luego cada uno tiene sus planes y rutinas más específicas".

Desde hoy Pablo Rodríguez deja el rodillo y regresa a su hábitat natural. Con un plan fijado por los entrenadores del equipo al que representa y con más ganas que nunca: "La rutina habitual es entrenar 11 ó 12 días y descansar uno. Sinceramente no voy a tener muchas ganas de descansar".

Los entrenamientos

El objetivo ahora del ciclista es "meter carga de horas": "Lo normal es que hagamos entre 18 y 25 horas a la semana. Una jornada normal es una salida de cinco horas y hacer cerca de 150 kilómetros".

Salidas en ruta y en montaña: "El 60 por ciento de la carga es en asfalto y con bicicleta de carretera. Es fondo". Además, entrenará "con bicicleta de montaña dos o tres días a la semana. Ahí es donde trabajar más la técnica". Y lo completa con "dos días a la semana de trabajo físico de gimnasio".

La competición

El siguiente paso será la competición, pero ahí sí aparecen las dudas: "Ahora mismo nadie sabe cuando van a volver las carreras. Se habla de un calendario muy concentrado en los meses agosto, septiembre y octubre, pero no hay seguridad de nada".

Desde hoy Pablo Rodríguez será un habitual de las carreteras de la provincia. Desde la Ribeira Sacra (su zona de entrenamiento favorita) hasta Chandrexa y Manzaneda. Desde Ribadavía hasta Xinzo de Limia. Para él empieza lo bueno, regresa la normalidad en una desescalada que hará montado en bicicleta.

Tercero en una prueba virtual con la élite nacional

La clásica de Valdemorillo, en la Comunidad de Madrid, es la prueba inaugural del calendario de BTT en España. A la espera de conocer su fecha de este año, debido al retraso al que obliga la pandemia, ayer se celebró una competición virtual en la que se recreaba la ascensión y que contó los siete mejores especialistas nacionales.

El ourensano Pablo Rodríguez empezó mandando en las primeras rampas, de hasta un 20 por ciento desnivel, y peleó por la victoria final, que se acabó llevando el Campeón de España, David Valero. Al final, Rodríguez llegó a meta a 39 segundos del ganador, en la tercera posición.