Economía

El ministro Planas pide más controles de la ley de la cadena alimentaria

Economía

EcoAgro

El ministro Planas pide más controles de la ley de la cadena alimentaria

El ministro Luis Planas, durante una comparecencia en el Congreso.
photo_cameraEl ministro Luis Planas, durante una comparecencia en el Congreso.
Emplaza a las comunidades a poner en marcha sus medidas urgentes

El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha pedido a las comunidades autónomas que intensifiquen los controles ante los posibles incumplimientos de la ley de la cadena alimentaria, recientemente modificada por el Gobierno.

Así lo ha planteado en una carta a los consejeros de Agricultura autonómicos, en la que les solicita que establezcan un procedimiento de coordinación que permita tramitar los expedientes sancionadores, de acuerdo con el reparto competencial recogido en dicha ley.

Por otra parte, ha dado instrucciones a la Agencia de Información y Control Alimentarios para que coordine con las comunidades la elaboración de un Plan de Control de la ley, en el que se establezcan los controles mínimos a realizar por cada autonomía en su territorio. Con ello, según el ministro, se conseguirá “un efecto multiplicador en la capacidad inspectora destinada a velar por el cumplimiento de la ley”.

Estricto cumplmiento

Planas ha destacado la obligación de garantizar "entre todos" el cumplimiento "estricto" de esta ley, comprobando la existencia de contratos por escrito que respeten la normativa y que los pagos se realicen en los tiempos establecidos. Por todo ello, les ha animado a que, en el ámbito de sus competencias, pongan en marcha las medidas urgentes aprobadas por el Gobierno. En este sentido, ha recalcado la importancia del diálogo y el trabajo conjunto entre las administraciones, ya que las autonomías pueden “contribuir significativamente a mejorar la situación de nuestros agricultores y ganaderos”.

De igual forma, ha insistido en que es necesario intensificar los controles en la lucha contra el fraude de los alimentos, ya que se trata de un "engaño a los consumidores" que genera, además, competencia desleal entre los productores y operadores, con el consiguiente deterioro del valor y la imagen de los productos.