La Región

FORO LA REGIÓN

"La violencia de género es cultural, por eso es tan complejo romperla"

Miguel Lorente incidió en la necesidad de "cambiar la mirada" en el ámbito sanitario para detectar y abordar estos casos

"La violencia de género es cultural, por eso es tan complejo romperla"

"Ahora mismo en España hay 15 hombres pensando seriamente en asesinar a su pareja o ex pareja", comentó el exdelegado del Gobierno para la violencia de género y médico forense Miguel Lorente, al inicio del Foro La Región. Forenses, médicos, celadores, trabajadores sociales, agentes policiales y otros profesionales asistieron a  la charla sobre este problema social desde el ámbito sanitario.

El presidente del Colegio de Médicos de Ourense, José Luis Jiménez, hizo una introducción a la temática de la charla, en la que colabora la entidad ourensana. "La violencia machista es un tema de salud. De salud de las mujeres. Porque el ámbito sanitario es el lugar donde pueden detectarse los casos. Las mujeres tienen en sus médicos de familia personas cercanas en las que encontrar la suficiente posibilidad de contar sus problemas. Tenemos que aprovecharla", apuntó Jiménez, para explicar que la violencia de género se presenta con muy diversas caras. "Trastornos depresivos, alcoholismo, trastornos somáticos...Pueden ser violencia de género. A los sanitarios seguramente nos falta formación", añadió.

Miguel Lorente incidió sobre todo en el problema de la detección de casos desde el ámbito sanitario, no tanto en el abordaje. "Descubrí la violencia de género cuando empecé a ejercer de médico forense y una mujer me dijo que su marido le pegaba, pero lo normal. Ahí vi la violencia de género, no la había estudiado antes", anotó.

"La violencia de género genera problemas de salud. Lo terrible de esta realidad es que quien sufre este problema, las mujeres, no saben que estos problemas de salud son violencia de género. No lo dicen en las consultas. Y si alguna vez lo cuentan no se percibe que el problema es el causante de esta sintomatología. La violencia de género rompe el bienestar, tiene dimensión social y genera enfermedad", explicó.

Cambiar la mirada. Esa es la apuesta del médico forense para cambiar el nivel de salud que se manifiesta entre las consecuencias de la violencia de género: "Desde el ámbito sanitario tenemos la obligación de mirar desde la perspectiva de género".

Y el problema es social. "La violencia de género es una construcción cultural que se ha normalizado en la sociedad. ¿Por qué los hombres dicen que se sienten atacados con la Ley de Violencia Género? La ley va en contra de los hombres que maltratan, no contra los hombres. Para cambiar la identidad hay que cambiar la referencia cultural. Eso hace complejo romper la violencia de género y hace fácil que las críticas se entiendan como algo adecuado o normal. El machismo es cultura, no conducta".