Galicia

Detenido en Galicia un agresor sexual que se encontraba fugado

Galicia

Violencia machista

Detenido en Galicia un agresor sexual que se encontraba fugado

Se trata de un varón de origen portugués de 59 años
Agentes de la Policía Nacional de Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Monforte de Lemos (Lugo) han detenido en la madrugada de este viernes a un varón de origen portugués de 59 años, residente en este municipio lucense, y con antecedentes policiales al constarle una reclamación judicial por parte de la Audiencia Provincial de Lugo motivado por una agresión sexual en 2014 en la zona conocida como O Marroxo de esta localidad.

Según ha informado la Policía Nacional, el varón, en el momento de ser identificado e informado de la orden de búsqueda, intentó escapar de los agentes por las calles de esta localidad, tras lo que fue alcanzado por los policías, a los cuales opuso resistencia activa a su detención, increpó e insultó para conseguir zafarse.

En concreto, la detención se produjo cuando transitaba con un vehículo con las luces apagadas y trató de huir ante la presencia policial, han destacado las mismas fuentes.

Una vez pudieron neutralizar a esta persona, los agentes trasladaron al individuo a dependencias policiales, donde continuó "con su actitud violenta y golpeando el vehículo policial", han señalado las mismas fuentes.

Posteriormente, ha sido trasladado a un centro hospitalario para observación. Ante las autoridades sanitarias, prosiguió con la actitud agresiva, y después de su asistencia fue llevado a dependencias policiales para su traslado e ingreso en prisión.

JUZGADO

Los hechos por los cuales ha sido juzgado y condenado corresponden a una agresión sexual consumada (violación), juzgada por la Audiencia Provincial de Lugo a finales de 2017 y con condena en enero de 2018.

Al respecto, las mismas fuentes policiales han destacado que la condenado se produjo "gracias a la declaración de la víctima, totalmente compatible con el informe de los médicos forenses, que certificaron de manera clara que las lesiones que presentaba se habrían producido durante la comisión del delito para forzarla".

Por ello, este hombre fue condenado a ocho años de prisión y al pago de una indemnización de 12.000 euros.