La Revista

Los trenes nocturnos desaparecen del mapa ferroviario de Europa

La Revista

EN PORTADA

Los trenes nocturnos desaparecen del mapa ferroviario de Europa

coches_cama_de_ciwl_result

El próximo 15 de diciembre la compañía alemana DB pondrá fin a sus trenes nocturnos. Meses después hará lo mismo la SNCF. Los coches cama, literas y restaurantes están desapareciendo del mapa de Europa.

Hace treinta años, cruzaban las vías gallegas nada menos que cinco trenes expresos. Eran una mínima parte de los trenes nocturnos que Renfe mantenía en servicio en toda España. Hoy, los dos trenes hotel gallegos son los únicos que realizan un recorrido nacional. El “Rías Gallegas” que tiene por destino Madrid y sale de Pontevedra y Ferrol y se une en Monforte para llegar a la capital de España y el “Galicia” que conecta Vigo y A Coruña con Barcelona. El tercer tren hotel es el Lusitania, entre Madrid y Lisboa. También tienen sus días contados, ya que la llegada de la alta velocidad supondrá su desaparición.

Los primeros síntomas se han detectado ya: los viajeros que salen de la estación de Santiago ya no tienen tren nocturno a Madrid. A cambio, disponen de un Alvia que sale de la estación compostelana a las 5.15 horas y llega a la capital de España a las 10.23. También han desaparecido los trenes nocturnos internacionales con Francia. Los trenes hotel desde Madrid y Barcelona a París, fueron sustituidos por diurnos de alta velocidad.

cama_del_tren_hotel_gran_clase_resultLa alemana DB sosteníacon orgullo sus  City Night Line, que unen las principales ciudades alemanas y las de países vecinos como Holanda, Suiza, Italia, Bélgica, Austria y Hungría. Las pérdidas de los últimos años y la caída de la demanda han puesto fin a un ciclo. 3_sudexpress_result


Los trenes nocturnos constituyeron el elemento más característico de la red ferroviaria europea durante siglo y medio. Desde el inicio de los Grandes Expresos Europeos como el Orient Express, Europa era cruzada a diario por centenares de trenes nocturnos en los que se ofrecían servicios de restaurante y camas de primera y segunda clase. A Galicia el coche cama llega en 1904 y, de momento, sigue resistiendo.