+ Motor

Ricardo Ramilo: "El Dakar será un gran reto y quiero terminarlo"

+ Motor

Ricardo Ramilo: "El Dakar será un gran reto y quiero terminarlo"

Ricardo Ramilo vuelve a la competición aunque no sobre dos ruedas, su hábitat natural durante su carrera. El piloto vigués de 56 años se ha embarcado en un ambicioso proyecto que le llevará al Dakar en 2021 a los mandos de un buggie y con el equipo con el que Chus Puras participó el pasado año con un excelente sexto lugar entre los de su categoría.

¿Cómo surge el retorno a la competición tras 12 años y en una especialidad nueva?

Surge de casualidad. Como bien dices, durante los últimos 12 años me he dedicado a trabajar después de una vida en las carreras y nada, este verano pensé en volver a competir e iba a comprar una moto de enduro para competir en la Liga de campo.

Pero sucedió algo.

Sí. A raíz de una conversación sobre unos tractores surgió el tema de comprar unos buggies y correr el Dakar y de esa charla de amigos me animé y empecé a buscar información.

¿A quién le consultó?

En cuanto decidí que iba a ponerme en marcha hablé con Gerard Farrés y con Nani Roma, que los conozco de la época del enduro y comenzaron a asesorarme, especialmente Farrés, que me ha ayudado mucho desde el comienzo.

Y de comprar un buggie para competir y disfrutar un poco, llega el proyecto del Dakar, también por casualidad.

La intención que tenía era comprar el coche, prepararlo y competir para preparar el Dakar de 2022, pero de repente surge el tema de Nacho Vidal que no puede ir el próximo año por el tema legal que tiene y me lo ofrecen a mí. Me dijeron que era una oportunidad buena porque es el equipo que llevó a Hinojo y a Puras el año pasado y acepté la oferta.

Y en un par de meses, en el Andalucía Rally, el test del Dakar.

El ASO exige hacer unos kilómetros a las motos y los buggies antes de la prueba para permitir estar en el Dakar y nos inscribimos. Fuimos allí pensando que íbamos a pasear y a dar unas vueltas. Salimos a correr tranquilos y tras el tercer día íbamos de 22 y séptimos en SSV. Como me vi bien le dije al equipo que me dejasen correr de verdad en la última jornada porque me daba igual la clasificación, pero quería ver lo que era capaz de hacer. Salimos y tras perder tiempo con los doblados conseguimos ser cuartos de SSV y 17 de la general, algo que fue sorprendente porque estaban los mejores del mundo.

Como no se lo creyó mucho probó suerte en el inicio del Nacional de Todoterreno en Cuenca hace dos semanas.

Claro, yo quería saber de verdad si lo que había pasado en Andalucía había sido casualidad o no. Y claro, cuando al terminar la primera etapa vimos que liderábamos con más de diez minutos con el segundo y peleábamos por la general, pues me alegré mucho.

Sin embargo tuvo que abandonar.

Fue un pena porque se rompió el variador. Los equipos lo cambian cada 1.500 kilómetros y el nuestro tenía más de 4.000. Es algo que aprendimos en la prueba y no nos volverá a suceder. Este tipo de situaciones son las que queremos vivir antes de ir a Arabia Saudí.

Sobre el Dakar y las dificultades, llegará sin kilómetros sobre arena.

Sí, va a ser un hándicap aunque tenemos pensado ir a Marruecos a rodar y a aprender. También queremos desplazarnos a Portugal a aprender a base de planchas y pala lo que es la arena. Queremos participar en la Baja Portalegre y estamos buscando la forma de seguir acumulando kilómetros antes de ir al rally más duro del mundo.

Un Dakar al que no parece tenerle miedo.

No, miedo no tengo. Sé que será una carrera durísima, la más dura del mundo a nivel físico, pero también a nivel psicológico. Sé que va a haber días complicados, de más de 12 horas y que nos pondrán a prueba.

Y con respecto a objetivos.

Tenemos que intentar que nos pasen el menor número de imprevistos posible este año. Tenemos que intentar acabar y acumular experiencia. Me dicen que en lo que menos tengo que pensar es en correr para ganar y estoy mentalizado, el copi Xabi Blanco me lo dice constantemente.

Entonces, rápido pero con cabeza ¿No?

Eso mismo. Voy a tener un conflicto en la cabeza para no atacar, pero me hace ilusión especial acabarlo en la primera participación, así que creo que conseguiré contenerme. Y bueno, llevaremos con nosotros el slogan que conmemora los 30 años de existencia de Rodamoto, "Be faster & Drive Slow".