Monterrei

12 millones de tapones para Noa

Monterrei

REPORTAJE

12 millones de tapones para Noa

La pequeña Noa, con su madre, Manoli Alonso (MARTIÑO PINAL).
photo_cameraLa pequeña Noa, con su madre, Manoli Alonso (MARTIÑO PINAL).

Esta pequeña de Verín, necesita un sistema para controlar las 24 horas del día su diabetes. En septiembre empieza el cole y su madre quiere respirar tranquila. La Fundación Amigos de Galicia y Anedia inician la campaña

Noa Gago no se separa de su riñonera negra con dibujitos de gato. En ella lleva una bomba que genera insulina las 24 horas del día. Esta pequeña de dos años y natural de Verín tiene diabetes infantil tipo 1. Necesita un sistema de monitorización de glucosa y la Fundación Amigos de Galicia arranca una campaña de recogida de tapones para financiarle este aparato. El tratamiento para un año tiene un coste de 3.197 euros. Le hacen falta 12.184.200 unidades de tapones.

Manoli Alonso es la madre a la que le cambió la vida cuando su pequeña tenía 17 meses. El diagnóstico supuso una transformación radical en sus rutinas. "Esta mochila es muy dura. Anedia (Asociación de nenas, nenos e xente nova con Diabetes de Galicia) fue mi salvación. Yo estaba muy perdida", comenta, mientras explica cómo funciona la bomba de insulina que lleva Noa. Anedia colabora en la campaña impulsada por la Fundación Amigos de Galicia. Desde la asociación apuntan a un total de 1.000 menores en Galicia con diabates tipo 1, pero solo una veintena tiene menos de cuatro años. Una es Noa. Su madre explica el porqué del sistema de monitorización: "Ella es pequeña y aún no sabe decirme qué le está pasando. Tenemos que estar pendientes día y noche". El tratamiento para el que se inicia la campaña de recogida de tapones es fundamental de cara al mes de septiembre. Noa empieza el cole. 


Una etapa "muy, muy dura"


"Nos ayudaría mucho el sistema de monitorización para tener a la niña controlada en el colegio. Los docentes no están obligados a pincharla, es una responsabilidad muy grande. Por tanto, la dejo en el cole un poco a ciegas. Tiene que estar allí, comer allí... Es muy, muy duro", relata Manoli Alonso.

Y es que la Seguridad Social no financia este sistema que controla las bajadas de azúcar para menores de cuatro años y que el Servicio de Pediatría del CHUO les ha recomendado a esta familia de Verín. El monitor continuo "Dexcom" se usa para medir los niveles de glucosa en tiempo real, tanto de día como de noche. El sensor subcutáneo estaría conectado con el móvil de Manoli Alonso. Cada vez que baje la glucosa, le llegaría una alarma. Es un gasto que no todas las familias pueden sufragar. Tampoco la de Noa. "De hecho, muchos padres tienen que dejar de trabajar para dedicarse por completo a los niños", comentan desde Anedia.

Quien desee colaborar puede dejar sus tapones en la sede de la Fundación Amigos de Galicia (avenida de Portugal, 59) o consultar locales adheridos en su web. 

Más en Monterrei