Monterrei

Guillermina Agulla: "No me contentaré con el paritorio, toca potenciar el resto de servicios"

Monterrei

ENTREVISTA

Guillermina Agulla: "No me contentaré con el paritorio, toca potenciar el resto de servicios"

Guillermina Agulla, en su despacho del hospital (XESÚS FARIÑAS).
photo_cameraGuillermina Agulla, en su despacho del hospital (XESÚS FARIÑAS).
La directora del distrito sanitario de Verín analiza la situación del hospital comarcal tras la reapertura del paritorio

Tras dos años jubilada, Guillermina Agulla sintió a principios de año la necesidad de abandonar su retiro para ponerse por tercera vez al frente del hospital de Verín, con un claro objetivo inicial: reabrir la sala de partos cerrada el 2 de diciembre. Ayer, el servicio se ponía de nuevo en marcha tras el fichaje de un pediatra. Un logro que, sin embargo, no colma a la directora del distrito sanitario, que quiere "seguir potenciando el hospital" verinés.

El objetivo era claro y se consiguió.

Estamos muy contentos, porque se ha dado solución a una situación que teníamos y volvemos a recuperar el paritorio, las mujeres pueden dar a luz con total seguridad, puesto que ya hay pediatra. Pero vamos más allá, se van a realizar consultas y atender las urgencias pediátricas. Vamos a ir arrancando poquito a poco para tener un servicio de pediatría.

Se había hablado de dos pediatras. ¿Solo llegó uno?

Hay dos, uno está ya ubicado en el hospital y otro que hará la otra parte de las guardias.

Se decía que era casi una quimera encontrar pediatras. ¿Qué ha cambiado?

Pues supimos de ellos, les dijimos que queríamos cubrir el hospital, un centro en el que hay una relación entre profesionales muy buena, que es uno de los atractivos y fue lo que ocurrió. Sí que es cierto que es deficitaria la pediatría porque se ha aumentado mucho la de atención primaria y somos muchos más a repartir. También tuvimos suerte.

¿Pudo hablar con la gente encerrada en el hospital?

No, hablé el primer día para darles mi opinión. Tuvieron un comportamiento normal para salir, no hubo problemas de ningún tipo.

¿Se hizo algo mal con todo este tema? La comunicación parece que no fue la más adecuada.

Yo no puedo opinar de eso, por respeto a algo que no viví. Conocía la dificultad de encontrar pediatras, algo que pasa en toda España, que incluso ya empieza a tener Portugal. Creo que se dieron una serie de circunstancias, la principal el no tener pediatras, para llegar a esta situación. Si no, nunca hubiera pasado. Aparte del paritorio, que era prioritario, ahora toca potenciar el resto de servicios, un reto importante. no vamos a contentarnos solo con esto, nuestro afán es encontrar otro pediatra, sería estupendo y maravilloso, potenciar la medicina interna. Es sabido que los comarcales tienen dificultades para encontrar facultativos y se trata de potenciar el hospital, que siempre ha tenido un funcionamiento excelente. Es volver a la normalidad, sin más.

Se habló de informes de baja natalidad, falta de pericia.

No voy a entrar en ese tema. No soy ginecóloga ni voy a entrar en informes técnicos. La situación se ha resuelto y estamos encantados, vamos a tirar para adelante, es lo que importa. Yo estoy en plan positivo, porque hay muchas cosas que hacer. Es un paso grande, pero no se puede parar.

¿La movilización ciudadana ayudó a acelerar todo?

Cuando se toma una decisión no es algo arbitrario, todo lo contrario, está muy bien pensado. Y se toma tras haber pensado y repensado las consecuencias. Ocurrió por necesidad y la intención siempre fue arreglarlo cuando hubo posibilidad, que pasaba porque aparecieran pediatras. Pero no creo que la movilización haya cambiado el final, que era reponer el servicio una vez subsanado el problema que había.

Se habla mucho del consentimiento informado reforzado. ¿Qué cambia?

Lo explicó perfectamente el conselleiro. Existe el documento desde hace muchos años, hay procedimientos que necesitan un escrito que demuestra que se ha explicado todo, es más seguridad para el paciente y para el médico, no hay nada más.

¿Pero es el mismo que en otros hospitales?

Es exactamente el mismo que en el de O Barco, el otro comarcal de Ourense.

Los colegios médicos hablan de “barbaridad, no admisible".

Es un consentimiento informado, no hay que darle más vueltas. Sí hay ciertas características que cada área puede poner, pero es un consentimiento informado, algo necesario y obligatorio.

¿Hay una total seguridad para atender los partos, entonces?

Todas las garantías, el problema era el pediatra paras atender el recién nacido. Tenemos eso y la atención posterior. La garantía de seguridad es absoluta.

¿Tienen programado ya algún nacimiento?

Sí, viene un febrero cargado, con varios partos. Puede ser pronto.

Habla de un primer objetivo cumplido. ¿Qué toca ahora?

Hay algunos servicios con facultativos que pueden irse a otro hospital. Los comarcales lo tenemos un poco más complicado, no se le puede negar el traslado. Necesitamos facultativos que se queden en Verín, no que vayan y vuelvan, hay que tratar de conquistarlos, que les guste nuestro hospital. 

¿Hay algún servicio más delicado o todos están más o menos en la misma situación?

En algunos hay más dificultades, como traumatología, que pese a que ahora estamos bien, es más proclive a los movimientos porque el número de especialistas no es el mismo que en otras. Se trata de afianzar y hacer ver que es un hospital muy acogedor, con un gran ambiente, eso yo creo que es positivo para que se puedan quedar.

Se ha puesto en marcha un procedimiento para mejorar la zona de urgencias. ¿Es necesario?

Sí, el espacio se nos queda justo. Era un proyecto que estaba en mente del Sergas y por fin se ha puesto fecha. En general, los servicios están bien dotados, pero siempre es bueno mejorar. Una vez hecha esa ampliación, el hospital quedará muy bien.

¿Será un salto de calidad?

Sin duda. Se sumará a una atención que ya es buena de por sí, habrá más comodidad tanto para pacientes como para trabajadores.

Estaba jubilada. ¿Se ve a largo plazo en el puesto?

No me marco nada. El primer día que llegué dije que hubo dos cosas que me hicieron decir que sí, que me apasiona mi trabajo y que era el hospital de Verín, le tengo mucho cariño por ese sentido de pertenencia que hay. Que un trabajador lo sienta como propio va a aportar mucho más.

¿Los comarcales dan esa cercanía que hospitales más grandes no tienen, a lo mejor?

Claro. Lo aprecian los pacientes. Por eso es bueno potenciarlos, siempre se puede mejorar. 

Más en Monterrei