Monterrei

El jefe de Ginecología de Verín ve "venganza" en el expediente disciplinario

Monterrei

Sanidad

El jefe de Ginecología de Verín ve "venganza" en el expediente disciplinario

Javier Castrillo (ÓSCAR PINAL).
photo_camera Javier Castrillo (ÓSCAR PINAL).
Castrillo se ha mostrado "tranquilo" tras asegurar que se siente "arropado" por toda la ciudadanía además de destacar "la indignación" que ve en la villa.

El responsable del servicio de Ginecología del Hospital Comarcal de Verín y que fue una de las caras visibles en el conflicto del paritorio, Javier Castrillo, ha hablado de "venganza" tras haber recibido una notificación por la posible apertura de un expediente disciplinario relacionado con su actuación previa al cierre del servicio de partos que finalmente la Xunta volvió a reabrir.

La actuación por la que se le incoa el expediente se remonta al 30 de noviembre de 2019, justo el último día en que estaba previsto que continuase el paritorio activo, cuando nació un niño en el centro comarcal.

En declaraciones realizadas a Efe, Javier Castrillo ha defendido su actuación tras asegurar que el bebé nació "sin problemas" tal y como ratificaron las propias matronas.

Finalmente, el bebé fue trasladado al Complejo Hospitalario de Ourense por recomendación de la pediatra de guardia que pidió que "se derivase al niño a Ourense", topándose con la oposición del jefe de Ginecología.

"El bebé estaba perfecto. Yo pedí explicaciones, considerado que no había motivo para su traslado", ha explicado Castrillo, a quien el Sergas ha notificado ahora un expediente por el que podría afrontar hasta "dos años de inhabilitación" de su cargo, presuntamente por contravenir, según su versión, la decisión de otra profesional.

A la espera de lo que pase en el procedimiento, el responsable de Ginecología esgrime que el caso "no tiene recorrido" si bien plantea sus dudas ante los posibles "hilos" que se puedan mover desde la gerencia hospitalaria para resolver su caso.

Un año después del polémico cierre del paritorio, este expediente, que se inicia ahora, se incoa en Vigo, donde el actual gerente del CHUO, Félix Rubial estuvo "durante años" al frente del área sanitaria.

El responsable del Servicio no descarta una posible "revancha" o "venganza" por la reapertura del paritorio impulsada "por el propio Rubial" y la jefa del Servicio de Pediatría después de las "discrepancias" que hubo por este nacimiento y que el propio Castrillo considera "normales" dentro de un trabajo.

"No han podido con nosotros por la vía legal y ahora aparece esto", abunda el ginecólogo, quien cuestiona que la gerencia quiera hora "una venganza absurda" y que sospecha que llega después de un año esperando "a que algo saliera mal" y que no ha ocurrido.

Desde que se reabrió el paritorio, el servicio de partos ha atendido un centenar de alumbramientos, una cifra que Castrillo ha considerado que habría sido mayor de no haberse cerrado temporalmente el servicio en enero.

Con todo, se ha mostrado "tranquilo" tras asegurar que se siente "arropado" por toda la ciudadanía además de destacar "la indignación" que ve en la villa.

De momento, ha avanzado su intención de solicitar "que me dejen ver el expediente" y que se le entregue una copia de las actuaciones iniciadas contra él.

El cierre del paritorio el 1 de diciembre de 2019 suscitó gran polémica después de que la Xunta aludiera a razones de falta de pericia de los profesionales por la disminución de partos y la falta de pediatras.

Tras dos meses de protestas, el Sergas volvió a reabrir el servicio tras contratar a pediatra.